Escucha esta nota aquí

La Secretaría General de la OEA manifestó su preocupación ante la instrumentalización de la justicia “en favor del partido de Gobierno”. Además de exigir un proceso justo y transparente, la OEA pidió al ejecutivo que amplíe los hechos de investigación tanto a los antecedentes del proceso electoral como a todo el periodo posterior correspondiente al gobierno de transición. Es decir, tanto las denuncias de corrupción que recaen en Evo Morales como las acusaciones de violencia que apuntan a Jeanine Áñez. 

La Cancillería y el Tribunal Supremo de Justicia han criticado duramente el tenor del mensaje compartido por la entidad internacional. Por su parte, los nueve comités cívicos del país “recogen el guante” y piden que se conforme una comisión internacional que investigue de manera imparcial los acontecimientos ocurridos en el país entre octubre y noviembre de 2019.

Numerosas instituciones y organismos internacionales se han pronunciado en referencia a la detención de la expresidenta Jeanine Áñez, dos de sus colaboradores y parte del alto mando militar y policial. Todos, de una manera u otra, exigen que la causa avance de acuerdo a la independencia de poderes y cumpliendo los procesos de manera cuidadosa. Pero, el de la OEA es el que más polémica levantó.

En concreto, el comunicado de los cívicos recuerda que “la auditoría de la OEA, apoyada por la Unión Europea y otros organismos internacionales evidenciaron la manipulación dolosa de la voluntad del pueblo expresada en su voto”. 

A raíz de ese hecho y de la protesta ciudadana ante el considerable fraude, el entonces presidente Morales alentó “mecanismos de confrontación por grupos de choque armados” y “un plan de cortar suministros básicos a centenas de miles de bolivianos”.

La reunión nacional de los nueve comités cívicos presentó una carta que será remitida al secretario general de la OEA, Luis Almagro, en la que manifiestan que “hacemos eco de su llamado para que se conforme una comisión internacional y se libere a los presos políticos que han sufrido este atropello ante la inexistencia de una justicia imparcial”.

La respuesta de la Cancillería al comunicado de la Secretaría General de la OEA personifica en la figura de Luis Almagro los reclamos y califica como un “exceso inadmisible para el cargo que ocupa... El comunicado de Luis Almagro, como sus acciones en el pasado, está dirigido nuevamente a polarizar nuestro país en base a mentiras, pretendiendo reavivar el camino de la violencia y la confrontación entre bolivianos”, explica la carta difundida desde el Ministerio de Relaciones Exteriores. 

Descalifica al secretario general de la OEA a quien vincula con la defensa de ciertos intereses personales y políticos. Por ello, destaca que “no tiene la autoridad moral ni ética para referirse a Bolivia, después del daño profundo que le hizo al pueblo boliviano”.

El Tribunal Supremo de Justicia se manifestó en contra a través de un comunicado oficial emitido ayer por su Sala Plena, en la que dijo estar en contra de intromisiones internas y externas que afecten la independencia judicial y la soberanía del Estado.

Comentarios