Escucha esta nota aquí

Lidia Patty puso en alerta a los cívicos y opositores. Pero también dividió criterios en su propio partido: el MAS. La exdiputada instaló una demanda contra Luis Fernando Camacho, José Luis Camacho, Williams Kalimán y Yuri Calderón por “desestabilizar” la gestión de Evo Morales. Ante esa intención, el Comité Cívico pro Santa Cruz denunció que el gobierno de Luis Arce inició una persecución contra sus adversarios.

La misma posición asumieron diferentes cuadros opositores e incluso en el mismo partido masista hay críticas. El precandidato del MAS a la gobernación de Santa Cruz, Mario Cronenbold, amenazó con levantar su candidatura si existe una persecución contra Camacho.

El martes, Patty ratificó que su denuncia es contra los Camacho (padre e hijo) y contra los exjefes de la Policía y las FFAA. La exdiputada pidió a la Fiscalía que investigue la supuesta desestabilización al gobierno de Evo Morales y dijo estar segura de que el año pasado se realizó un “golpe de Estado”.

“Solo estoy buscando justicia. Muchos hermanos murieron el año pasado por la intervención militar. Antes, hubo un motín (policial) planificado que tenía la intención de desestabilizar la gestión de nuestro hermano Evo. Policía y FFAA son cómplices del golpe”, dijo Patty.

Esta decisión provocó la reacción del Comité pro Santa Cruz. Denunció que los adversarios del MAS sufren persecución por parte de la justicia. En esa misma posición están varios opositores.

“La denuncia -sin fundamentos- de un supuesto golpe de Estado, solo tiene el fin de perseguir y procesar a quienes piensan diferente, utilizando un viejo y vergonzoso libreto del MAS. La opinión pública y el mundo entero conocen que en Bolivia existió un fraude electoral gestado por Evo Morales y sus cómplices en octubre del 2019”, dice parte de un comunicado del directorio cívico.

Patty argumentó que su demanda está “bien sustentada” y que acusa a los Camacho, Kalimán y Calderón por los supuestos delitos de terrorismo (artículo 133 del Código Penal), sedición (artículo 123) y conspiración (artículo 126) que supuestamente conllevaron a una conmoción social en el país.

La exdiputada acotó que las supuestas víctimas fueron el expresidente Evo Morales, el exvicepresidente Álvaro García Linera y los extitulares de la Asamblea Legislativa Plurinacional, Adriana Salvatierra y Víctor Borda.

El Comité Cívico aseguró que fue el MAS el que golpeó a la democracia, lo que generó protestas pacíficas en todo el país y desencadenó en un paro cívico de 21 días que concluyó con la renuncia de Morales, lo que dio paso a la sucesión constitucional. A su vez, la dirigencia cívica emitió su apoyo a Camacho y a los exjefes de la Policía y de las FFAA.

El apoyo de los cívicos

Mientras, la alianza Creemos, de la cual Camacho es su líder, cuestionó la posición que asumió Patty y dijo que la exdiputada responde al entorno de Evo Morales.

Esta es una clara persecución política y judicial que sufre nuestro líder (Camacho). Denunciamos a la comunidad internacional que el MAS volvió a ejecutar sus viejas mañas de perseguir a quienes piensan diferente a ellos. Lo que sucedió el año pasado fue un fraude electoral y no un golpe de Estado. Hubo una movilización pacífica y que no fue pagada por nadie”, afirmó el jefe de bancada de Creemos en la Cámara de Diputados, Erwin Bazán.

El expresidente Jorge Quiroga también cuestionó la demanda de Patty y pronosticó que la querella no llegará a buen puerto. “La exdiputada habla de golpe de Estado. No lo hubo, lo que hubo es un mega fraude electoral”, dijo.

En Comunidad Ciudadana también reprochan la intención de Patty. El diputado Carlos Alarcón afirmó que esta acción “es un prólogo de una persecución” contra quienes piensan diferente al MAS. “Se está volviendo a esas épocas nefastas de las gestiones de Evo Morales. Es lamentable”, reprochó.

En el MAS esta situación provocó una división. El precandidato masista a la Gobernación de Santa Cruz, Mario Cronenbold, afirmó que dejará a un lado su postulación si se inicia el proceso legal contra Camacho y otros. “Si persiguen a Camacho voy a levantar mi candidatura, a cualquiera no solo a Camacho porque va en contra de lo que estoy diciendo. Yo sé lo que sufre la gente cuando te persiguen, cuando te inventan casos, cuando no te respetan o no hay un debido proceso”, advirtió Cronenbold.

Por su parte, el exdiputado del MAS Henry Cabrera cuestionó la decisión que asumió su excolega y dijo -a título personal- que no se debería perseguir a los eventuales adversarios del masismo.

Sobre el tema, la ministra de la Presidencia, María Nela Prada, evitó ayer dar comentarios y pidió preguntas sobre la reapertura del ministerio de Culturas, Descolonización y Despatriarcalización.

Comentarios