Escucha esta nota aquí

Ambos fueron aprehendidos en Trinidad (Beni) y tras ser formalmente acusados por delitos de sedición, terrorismo y conspiración, fueron enviados a la cárcel de San Pedro de La Paz. Los exministros Álvaro Coimbra y Rodrigo Guzmán ahora son los nuevos huéspedes en uno de los penales más hacinados del país.

Ataviados con gorras, chamarras negras, las dos exautoridades ingresaron al penal, luego de permanecer durante todo el fin de semana en una celda común de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc). 

En esas instalaciones también estuvo la expresidenta Jeanine Áñez, quien fue enviada a la cárcel de Obrajes, en el sur del país.

La cárcel de San Pedro de La Paz está organizada en nueve sectores a donde acceden los reclusos, pero en función a los recursos con los que cuentan. El área de aislamiento se llama La Grulla y esa zona, que también es un área de castigo, fue acondicionada para la cuarentena de 15 días que deben cumplir los reclusos cuando ingresan al penal como medida de prevención para frenar el contagio del Covid-19.

“En los espacios de cuarentena preventiva, hay seguridad interna y no es necesario reforzar más”, subrayó ayer el director de Régimen Penitenciario, Juan Carlos Limpias.

Pero los dos exministros fueron aislados en otro sitio. Pasaron la noche en el sector Chonchocorito y luego podrán formar parte de la población penitenciaría.

La jueza Noveno de Instrucción en lo Penal, Regina Santa Cruz, ordenó el domingo cuatro meses de cárcel para la exmandataria y sus exministros investigados por el supuesto “golpe de Estado”.

Tras su aprehensión, activistas vinculados con el Movimiento Al Socialismo (MAS), instalaron durante el fin de semana una vigilia en la puerta de la Felcc de La Paz, pero al mismo tiempo algunos ciudadanos salieron en defensa de la expresidenta y de dos de sus excolaboradores.

El proceso contra Áñez fue instalado a pedido de la exdiputada Lydia Patty, quien acusó al gobierno de Áñez, además de exjefes de la Policía y las Fuerzas Armadas de perpetrar un “golpe de Estado”.

La exmandataria defendió la legalidad de su mandato sobre la base de dos decisiones de la Asamblea Legislativa que habilitan la prórroga del mandato de todas las autoridades electas, así como la convocatoria a elecciones que ganó Luis Arce en 2020.

Comentarios