.

9 de agosto de 2023, 4:00 AM
9 de agosto de 2023, 4:00 AM

Una vieja foto de 1913 que retrata a 12 inmigrantes italianos instalados en Santa Cruz me ha dado la clave para entender espinosos temas que el MAS ha exacerbado,  confundido y finalmente aprovechado: Los temas del colonialismo,  el racismo y la inmigración.​

Debe entenderse que una cosa es el colonialismo, aplicado por un imperio colonial hacia un territorio al que sojuzga, y que es una práctica humana desde los tiempos de los Sumerios, hace mas de 3.000 años, o los romanos hace 2.000 años o los españoles e ingleses hace mas de 500 años, procesos en los que el racismo es un complemento para la dominación, es decir el sostener que tu etnia o tu raza es inferior porque yo te he podido vencer.

O sea el colonialismo trae consigo casi siempre el racismo. Sin embargo, con los años se produce la liberación del colonizado y entonces se tiende a valorizar lo que ha quedado, esa nueva cultura mestiza, más potente, que ha surgido de ese intercambio aunque sea forzado de culturas. En realidad todas las culturas humanas son mestizas. América Latina es mestiza, hasta España es mestiza, mezcla de  Iberos, Visigodos, Romanos, Árabes, Sefarditas y otros.

Otro proceso muy distinto es el de las migraciones, puesto que estas son individuales en el que las personas se desplazan no para dominar a nadie sino para encontrar un nuevo lugar en el mundo, para tener lo que su propia tierra les niega. Así llegan los europeos a las Américas en el temprano siglo XX, escapando del persistente feudalismo de sus aristocracias y de las grandes guerras que no acababan nunca. La imagen de migrantes europeos que llegan a los EEUU por la estatua de la libertad es muy conocida, y no llegaban ciertamente en plan de conquista…

¿A qué le viene esto con los 12 italianos del inicio de esta historia? Pues que esos 12 italianos, con sus grandes bigotes y vistosos trajes, así como los españoles, los franceses, los alemanes, los Croatas o los mal llamados turcos no fotografiados no vinieron para establecer ningún imperio, ni proclamaban ninguna superioridad racial: Vinieron a buscarse la vida.

Y la encontraron fácilmente por un mérito propio, que era el de tener algún oficio aprendido de sus padres y abuelos: eran panaderos, cocineros, agricultores, sastres, constructores, albañiles o técnicos mecánicos. Todos venían de sociedades capitalistas ya con un cierto grado de desarrollo. Tenían “destrezas”, sabían trabajar duro.

Pero cosecharon también un mérito ajeno y no buscado: como eran mayormente blancoides que llegaban a una sociedad de marcado racismo, pues eso, además de sus capacidades personales ya mencionadas les ayudaba a pasar rápidamente a ser parte de la clase dirigente.

 Eso es lo que pone furiosos a los nuevos racistas indigenistas de hoy, que con el término genérico de “croatas” rechazan no solo el mestizaje colonial  español sino incluso el mestizaje contemporáneo, acomunando a todos como “k´aras” o tez blanca.

Los mestizos  que manejan el  MAS utilizan este discurso torcido del imperialismo/racismo para controlar el país, controlando los movimientos sociales indígenas  y tratando de anular las posibilidades de acción política de las clases medias del país, acusadas de racismo. Pero es evidente que esta mentira tiene las patas cortas.

Tags