Escucha esta nota aquí


La combinación de vacunas para afrontar la tercera dosis es una alternativa que no descartan los inmunólogos.

Una investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España alertaba sobre administrar una tercera dosis de la misma vacuna, concluye que podría provocar una hiperespecialización de las defensas frente a un antígeno concreto (el original de Wuhan) y restaría capacidad de adaptación ante nuevas variantes.

Para la OMS, la dosis de refuerzo de las vacunas contra el Covid-19 es dar chalecos salvavidas a quienes ya tienen y dejar ahogarse a los demás. Asimismo, desaconsejó que las personas mezclen y combinen vacunas de diferentes fabricantes, al ser una “tendencia peligrosa”, ya que se necesitan más datos sobre el impacto en la salud.

El infectólogo Carlos Paz considera que las vacunas chinas son las que con mayor apuro necesitan el refuerzo porque los anticuerpos duran menos; sin embargo, reconoció que todavía no existe una forma estándar para medir esos anticuerpos.

ANTECEDENTES

Debido a la escasez mundial de los inoculantes, se dieron varios ensayos con respecto a la mezcla de las vacunas.

La mayoría de las inoculaciones contra el virus requieren dos dosis (con excepción de la Janssen, de Johnson & Johnson, y de la rusa Sputnik Light).

Una de las vacunas más analizadas en combinación con las dosis de otras industrias farmacéuticas es la AstraZeneca, debido a los riesgos de coagulación en menores de 40 años.

Entre los primeros ‘experimentos’, la AstraZeneca (de vector viral) se mezcló con la Pfizer (que usa el método ARN mensajero o ARNm).

Los resultados mostraron que la combinación de una primera dosis de AstraZeneca y una segunda de Pfizer generaba más anticuerpos y células T (células inmunes que matan patógenos).

En la misma investigación también experimentaron con ambas, pero en orden inverso, primero la Pfizer y después la AstraZeneca. Y si bien resultaba más beneficioso esto que usar dos veces la AstraZeneca, no lo era tanto como aplicar primero AstraZeneca y luego Pfizer.

La Sputnik V utiliza la misma plataforma que la AstraZeneca, por eso muchos expertos han concluido que pueden intercambiarse de forma segura y que, igual que sucedió con la AstraZeneca, la rusa también puede combinarse con otra que utilice el método ARN mensajero.

Según el portal digital de la BBC, el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF) informó que la Sputnik V es pionera en el uso de refuerzo heterogéneo o combinación de vacunas, al ser la única que combina dos dosis diferentes, ya que la primera es un adenovirus 26 y la segunda un adenovirus 5 (según los fabricantes, esta complejidad explica en parte los retrasos en su producción).

Por eso mismo, los “cocteles de vacunas”, de los que Sputnik V se declaró pionera, jugarían un papel decisivo en la lucha contra las mutaciones, como el caso de la Delta. Estas variaciones son una de las principales preocupaciones en la actualidad.

La postura de la OMS es de cautela, con el argumento de que falta evidencia, pero también menciona la problemática de la escasez.

Comentarios