Escucha esta nota aquí

Tras un inicio caliente en el que Roly Aguilera, precandidato a la Gobernación por Demócratas, resultó agredido, duró varias horas, pero al final la reunión del Comité pro Santa Cruz con los representantes de partidos y agrupaciones políticas concluyó con un “inicio de acuerdo”.

El documento inicial fue firmado por los representantes de 18 fuerzas políticas y se comprometieron a alcanzar un acuerdo de unidad para participar de las elecciones subnacionales del 7 de marzo.

Además, el Comité pro Santa Cruz se comprometió a coadyuvar en el saneamiento y auditoría al padrón electoral, además del control y cuidado del voto el día de la elección. También les arrancó a los presentes un compromiso de trabajar juntos en un programa de Gobierno que atienda las demandas de todas las regiones y todos los sectores y gremios. En este punto el comité se ofreció como nexo entre políticos y ciudadanos.

Luego de repudiar tanto las agresiones a la entrada a la reunión, como lo que llaman “el avasallamiento de nuestro departamento”, los participantes firmaron un compromiso para emitir, en las próximas horas, un comunicado de consenso para comprometerse a participar de las reuniones de trabajo de forma permanente.

Inicio

La llegada de los políticos estuvo marcada por un grupo de personas que se manifestaba al ingreso. El que peor lo pasó fue Aguilera. El secretario general de la Gobernación recibió un huevazo en la cabeza. Pese a ello, dijo al ingresar que había que buscar un proyecto en común. “Vinimos a dialogar y no a confrontarnos”, dijo.

El candidato a la Gobernación por Unidos, Germaín Caballero, señaló que una de sus propuestas apunta a la renovación del aparato público y también mostró su apertura respecto al llamado de unidad. Su arribo se dio en medio de gritos de protesta por parte de activistas que piden auditoría del padrón electoral. Por su parte, Roberto Áñez, representante de Santa Cruz para Todos, explicaba que aún no tienen candidaturas definidas ni se sabe si Angélica Sosa irá por el sillón edil. Mario Justiniano, del MNR, aseguró que su partido está dispuesto a buscar alianzas, pero sobre la base de un proyecto.

A partir de ese punto, los medios de comunicación no tuvieron acceso a la discusión política. Luego de una primera ronda en la que cada uno pudo exponer su punto de vista, redujeron la reunión a una mesa técnica para tratar la vía de la alianza. Con 18 cabezas que se piensan a sí mismos como equipotentes, había que definir una forma de elegir a los candidatos para enfrentar al MAS, tanto en la Gobernación como en las alcaldías de los 56 municipios.

El mayor problema que analizaron es el poco tiempo que les queda para fraguar la alianza. Así se los hicieron ver Luis Felipe Dorado y Oscar Vargas, de la agrupación SOL, que les recordaron el plazo para inscribir alianzas vence el 5 de diciembre, es decir, en poco más de una semana.

Al igual que en las filas y en los ampliados del Movimiento Al Socialismo, las palabras unidad y renovación estuvieron muy presente en la discusión y aún se analiza cuál es la mejor manera para elegir a los candidatos. En principio, se habló de una encuesta.

A la salida

Cuando concluyó la reunión, aunque no entraron en el documento de “inicio de acuerdo”, solo quedaban dos planteamientos en pie: elegir al candidato de unidad en una encuesta y pedir un “saneamiento” del padrón. Mario Aguilera, enviado de Creemos a la reunión, ponderó que el Comité tenía las intenciones de lograr la unidad que la ciudadanía pide y consideró que es algo bueno para la región. Dijo que era normal que existan precandidaturas distintas y que la intención de su frente era ir por todas las alcaldías del departamento donde tenga opción de ganar.

Por su parte, Áñez aseguró que Santa Cruz para Todos tiene estructura y la capacidad de hacer un programa de gobierno real. Se comprometió a movilizar a su gente para controlar el voto el día de las elecciones. Al parecer, eso es un hecho, ya que Roly Aguilera salió hablando de lo mismo: de sumar esfuerzos para cuidar el voto. Ponderó que primero se trabaje en un plan de gobierno común antes de hablar de candidaturas y que si bien es consciente de que el tiempo es corto, consideró innecesario “ponerse una soga al cuello”, al fijarse un plazo para construir la unidad.

Daniel Prieto, diputado de Comunidad Ciudadana, consideró que esta unidad no solo debe darse para luchar contra el MAS, sino que el compromiso tiene ser programático. Así, con un preacuerdo, con una hoja de ruta, pero sin fechas definidas, concluyó la reunión por la unidad.

Comentarios