Escucha esta nota aquí

La niñez, muchos la recordamos como la etapa más feliz de la vida, tal vez porque por entonces gozábamos de algo que perdimos al crecer: esa inocencia desde la cual lo contemplábamos todo, tanto lo triste como lo maravilloso. Y, aunque nunca podamos volver a esa etapa, sí conservaremos parte de su esencia el resto de nuestra vida.


A un día del 12 de abril, fecha en la que se celebra en Bolivia el Día del Niño, EXTRA invitó a cuatro reconocidos personajes de la sociedad cruceña a que le hablen al niño y a la niña que fueron.


La periodista Sissi Áñez, el youtuber Carlos Andrés Peredo y los actores Roberto ‘Chichi’ Kim y Sebastián Moreno se animan a hablarle a su ‘yo’ de la niñez y también recuerdan algunas anécdotas de esos años, las vivencias con la familia y los amigos, llenas de momentos felices, cosas muy especiales para cada uno de ellos.


Para Carlos Andrés, que acumula casi un millón de seguidores, en su canal de YouTube Candres Peredo, especial es recordar las tardes en la casa de sus abuelos jugando con los primos, mientras su abuelita les preparaba empanadas fritas y su abuelo “dormía como una roca a pesar de que nos poníamos a correr en su cuarto”.


Sissi recuerda los sábados en la mañana escuchando los long plays que ponía su papá (Jorge Ricardo ‘Palito’ Áñez) en su tocadiscos, ahí sonaban José José, Juan Gabriel, Los Iracundos y otros artistas, cuyas canciones aún escucha y canta con sus hermanos.

“Tengo recuerdos inolvidables del programa de TV del Tío Morocuá. Adoraba las vacaciones, porque llegaban con campamentos y viajes que organizábamos con la comunidad de jóvenes de la iglesia a la que asistíamos”, expresa.


“Agradezco a la vida esos momentos en los que acompañaba a mi papá al canal o a la radio. Lo miraba trabajar, producir y sacar al aire su programa de televisión. Fui una niña feliz, amada, protegida y bendecida. Todos estos momentos, que rápidamente comparto aquí, me dan la energía, el aroma y el amor que necesito para sobrellevar el presente”, añade la periodista.


Mientras Chichi Kim considera imborrables los momentos que vivió en la granja que tenían sus padres en la carretera al norte de la capital cruceña, para Sebastián Moreno los paseos en bicicleta con los amigos del barrio son inolvidables.


“Todo el tiempo andaba en bicicleta, por todo el barrio, salía con los amigos desde que amanecía hasta que anochecía, era una ciudad tranquila”, menciona Moreno.


Foto Principal

SISSI GABRIELA ÁÑEZ SÁNCHEZ  / CONSERVA LOS MEJORES RECUERDOS

“Soy parte de la generación que nació en esa Santa Cruz en la que los niños salíamos a la calle a jugar, mientras nuestros padres charlaban en las puertas de las casas y nos cuidaban”, dice la mujer, que conocimos en la pantalla chica, a través de Notiniños. “Acompañaba a mi mamá al mercado Siete Calles, nos íbamos caminando y yo le pedía que me compre un mocochinchi o un somó”, agrega.

Y, a la niña que fue, le diría: “Te amo profundamente, gracias por mantenerte viva en mí, pese a algunas circunstancias difíciles que nos han tocado vivir; gracias porque siempre me acompañas con tu risa, con tus recuerdos, con los amigos de la infancia y de la vida”.



CARLOS ANDRÉS PEREDO / “ESE NIÑO ME SIGUE ENSEÑANDO”

Para el cruceño, que en 2015 abrió su canal en YouTube, era una tradición familiar ir los domingos al cine con su familia después de almuerzo. “Ahí mi papá se quedaba dormido siempre, aunque nos prometía que no. Con mis hermanos le pedíamos que nos cuente su parte favorita, mientras nos reíamos para ver que inventaba”, comenta Peredo, que también recuerda “las desveladas jugando videojuegos con mis amigos, no haciendo bulla para que mis papás no nos descubran; con el teléfono de la casa en mano para coordinar mejor los ataques al enemigo”.

El abogado, asesor de marketing digital, youtuber e influencer asegura que, al niño que fue, le daría las gracias. “Creo que ese niño me sigue enseñando más a mí que yo a él. Le diría que nunca deje esos sueños locos que tiene en la cabeza y que, poco a poco, se van a cumplir, quizás, no como él se lo imagina, pero mucho mejor. Le diría también que las personas correctas están en su vida y que cada cosa que no entiende, o se pregunta por qué sucede, tiene una razón de ser, que más adelante entenderá. Le pediría que abrace con más fuerza y por más tiempo a su familia y amigos, que esos abrazos son los que más va a recordar”.

Comentarios