Escucha esta nota aquí

Emma Coronel, esposa del excapo mexicano Chapo Guzmán, fue condenada ayer en Estados Unidos a tres años de prisión por su participación en el poderoso cartel de Sinaloa que lideraba su marido.

El juez Rudolph Contreras, de la corte federal de Washington, impuso a la exreina de belleza de 32 años una sentencia menor a los cuatro años que solicitaba la fiscalía, reconociendo que la acusada era una adolescente cuando se casó con Guzmán, y que admitió su culpabilidad luego de su arresto en febrero.

Tras conocer la sentencia, la joven, vestida de chaqueta y pantalón de traje oscuro y con el rostro parcialmente cubierto por una mascarilla negra, no hizo comentarios. Antes, había expresado en español su “más sincero arrepentimiento por cualquier daño que pueda haber causado”, afirmando sentirse “avergonzada”.

“Hoy me duele mucho el sufrimiento que he causado a mi familia”, aseguró, y rogó al juez que le permitiera criar a sus hijas gemelas de nueve años.

“Buena suerte”

“Buena suerte para usted. Espero que críe a sus gemelas en un entorno diferente al que ha experimentado hasta ahora”, le dijo el juez Contreras.

Coronel, sobrina de Ignacio Coronel, uno de los líderes del cártel de Sinaloa, nació el 2 de julio de 1989 en California, pero pasó casi toda su vida en México. En 2007 se casó con “El Chapo”, 32 años mayor que ella, y con él tuvo a Emali Guadalupe y María Joaquina.

Además de los 36 meses de detención, Contreras dispuso que Coronel cumpla cuatro años de libertad supervisada, un año menos que lo que habían requerido los fiscales, así como el pago de 1,5 millones de dólares.

Los nueve meses que ya lleva en prisión cerca de la capital estadounidense se descontarán de su pena.

Comentarios