Escucha esta nota aquí


El virus del Covid-19 sigue siendo muy reciente, todavía no ha cumplido un año en el mundo y aún se siguen conociendo nuevos efectos que están en investigación. Además de atacar los pulmones y otros órganos como el corazón o los riñones, también se ha hecho evidente que puede traer consigo algunos efectos neurológicos, durante y después de superada la infección. Desde un sencillo dolor de cabeza, pasando por confusión, delirio y, en los peores casos, derrames cerebrales.

“Mientras atravesé lo peor de la enfermedad, no tuve la noción del tiempo. No me daba cuenta que ya habían transcurrido muchas horas, que para mí habían pasado como algunos minutos”, cuenta una paciente cruceña que ahora, a tres meses de superar el virus, reconoce que se sigue recuperando de la neumonía y también de la falta de coordinación entre lo que quiere decir y lo que sale de su boca.

Un artículo de BBC Mundo cuenta que la doctora Julie Helms comenzó a sospechar de efectos del Covid-19 en el sistema neurológico cuando prestó atención a un puñado de pacientes ingresados en su Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) en el Hospital Universitario de Estrasburgo, en Francia, a principios de marzo.

Vio pacientes en la UCI que tenían Covid-19 y no solo presentaban dificultades respiratorias. “Estaban agitados y muchos tenían problemas neurológicos, principalmente confusión y delirio”, afirma.

“Estamos acostumbrados a tener algunos pacientes en la UCI que están agitados y requieren sedación, pero esto fue completamente anormal. Ha sido muy aterrador, especialmente porque muchas de las personas que tratamos eran muy jóvenes, muchos de 30 y 40 años, incluso de 18 años”, contó Helms.

Ella y sus colegas publicaron un pequeño estudio en el New England Journal of Medicine que documenta los síntomas neurológicos en sus pacientes con Covid-19, que van desde dificultades cognitivas hasta confusión.

EFECTOS NEUROLÓGICOS

Hay más de 300 estudios de todo el mundo que han encontrado una prevalencia de anomalías neurológicas en pacientes con Covid-19 que incluyen desde síntomas leves como dolores de cabeza, pérdida del olfato (anosmia) y sensaciones de hormigueo (arcoparastesia), hasta resultados más graves como afasia (incapacidad para hablar), ataques cerebrales y convulsiones.

Todos son signos de “encefalopatía” (el término general para daño al cerebro), una tendencia que los investigadores en Wuhan habían notado en los pacientes con coronavirus en febrero.

EN SANTA CRUZ

La neuróloga clínica Marcia Andrea Gonzáles también reparó en estos síntomas y efectos en varios pacientes y ha iniciado una investigación. Se está recabando datos con un grupo de neurólogos de la Sociedad Boliviana de Neurología para relacionar los pacientes con coronavirus y los síntomas neurológicos. Hasta la fecha tienen poco más de 50 en La Paz, unos 80 en Santa Cruz y otro tanto en los demás departamentos en donde se cuenta con el seguimiento de un neurólogo clínico.

Empezaron a relacionar el virus con las afectaciones neurológicas cuando aparecieron los primeros pacientes con pérdida del olfato (anosia), del gusto y de la estabilidad (vértigo).

¿Este daño es temporal o permanente? Lo primero que señala la neuróloga es que hay tres posibilidades. Puede haber una relación directa del virus en el sistema neurológico, una complicación neurológica por Covid-19, y, por último, una sintomatología neurológica poscovid.

Para el primer caso hay síntomas como cefalea (dolor de cabeza) y anosmia (pérdida del olfato); para el segundo hay complicaciones como el síndrome de Guillain Barré (debilidad y hormigueo en los pies y las piernas que se extienden a la parte superior del cuerpo. También se puede producir parálisis), eventos vasculares en jóvenes y encefalitis (inflamación del cerebro, que puede presentar cuadros moderados a severos). En el tercer caso, de los efectos poscovid, pueden aparecer las polineuropatías (desórdenes de nervios periféricos que provocan pérdida sensitiva, debilidad muscular o una combinación de ambas).

“Generalmente, la afectación neurológica con el tiempo va a mejorar. Pero hay las que van a dejar secuelas, como los eventos vasculares cerebrales”, explica Gonzáles.

Los desorientados, que hablan cualquier cosa, que duermen en el día y que en la noche están muy activos o irritables, suelen ser los pacientes adultos mayores, o los que desarrollaron las formas más graves del Covid-19. La buena noticia es que se puede curar esta cefalopatía totalmente, una vez pasa la enfermedad.

Los que no podrán superar totalmente los efectos neurológicos son los que tuvieron un ataque cerebrovascular (embolia), ellos van a tener una secuela como hemiparesia (disminución de la fuerza motora o parálisis parcial que afecta a un brazo y una pierna del mismo lado del cuerpo), o afasia (trastorno del lenguaje), dependiendo en qué lugar del cerebro hubo la lesión.

¿En qué porcentaje de pacientes de coronavirus se presenta la afectación neurológica? En varias publicaciones se muestra que más del 80% presenta la anosmia, más del 38% la cefalea, en menor porcentaje las complicaciones como Guillain Barré o efectos vasculares. Los asintomáticos también pueden llegar a tener efectos neurológicos, aunque generalmente estos tienen relación con el nivel de gravedad de la enfermedad.

Comentarios