Escucha esta nota aquí

Los beneficios de tener plantas de interior y flores en una vivienda hacen más atractivo y agradable el entorno por su belleza visual, pero también provocan un mayor bienestar emocional, beneficios ambientales y es un excelente ejercicio para el que hace de jardinero, entre otras razones que justifican cultivarlas.

“Un jardín interior puede ser su refugio del mundo exterior y, para muchas personas, es una fuente de gran alegría. Ya sea que viva en un departamento pequeño o en una casa grande, al introducir ciertas plantas en su hogar, comenzará a notar mejoras en su salud y felicidad en general. 

Además de mejorar su estado de ánimo y crear un espacio vital que sea relajante, las plantas también pueden ayudar a lidiar con la soledad y la depresión: cuidar a un ser vivo nos da un propósito y es gratificante, especialmente cuando se lo ve florecer y prosperar”, explica Sophie Lee, la autora inglesa del libro Living with plants, (Viviendo con plantas).

Mejora el estado de ánimo

Lee señala que diversos estudios, consultados por ella, han demostrado que las plantas interiores mejoran la concentración y la productividad hasta un 15%, a la vez que reducen los niveles de estrés y mejoran el estado de ánimo.

Según un estudio realizado por Virginia Lohr y Caroline Pearson-Mims en la Universidad Estatal de Washington, las plantas como los árboles o las flores, tienen un impacto positivo en los individuos y aumentan la sensación general de bienestar de una persona. “Los participantes del estudio mostraron una mayor amabilidad y felicidad al ver paisajes urbanos que incluían árboles. Este estudio muestra que las plantas impactan las emociones humanas y mejoran los sentimientos positivos”, señala, Caryn Anderson de la revista de estilos de vida Hunker.

Buen ejercicio

Las personas que se dedican a las flores o a las plantas ornamentales obtienen beneficios físicos similares e incluso más que si se dedicaran a una actividad física. Según la Asociación Estadounidense de Personas Jubiladas, la jardinería es un ejercicio eficaz para estar en forma, porque en esta actividad se ponen en marcha diferentes músculos al mismo tiempo que aumenta la flexibilidad. Excavar y plantar quema calorías y se usan los músculos, mientras que estirar y doblar aumenta la elasticidad de esos músculos. El ejercicio también quema calorías a un ritmo que oscila entre 57 y 135 calorías por cada 15 minutos dedicados a realizar la actividad.

Efectos terapéuticos

La jardinería puede tener efectos terapéuticos en personas que han sufrido un trauma, ya sea mental o físico. “El acto de nutrir una planta puede proporcionar a las víctimas una forma de resolver sus problemas y curar sus heridas, ya sea que estén en la superficie de la piel o más profundas. El cultivo de plantas también mejora su estado mental y ayuda a ponerlas en un lugar mejor para recuperarse”, indica la catedrática Ellison de Floricultura de Texas, basándose en ocho estudios realizados por investigadores de diversos países .

La jardinería es una herramienta terapéutica que puede utilizarse para ayudar a las personas a mejorar su estado sicológico durante la recuperación y ayudarlas a superar las barreras mentales que podrían impedir su curación.

¿Aire más limpio? Sí, pero...

Las plantas liberan oxígeno y absorben dióxido de carbono, pero se necesitaría grandes cantidades para purificar el aire de una habitación, según Michael Waring,experto en la calidad del aire interior de la Universidad de Drexel, que analizó 12 estudios científicos que hablan del tema y que contradice a muchos artículos que circulan por internet. A pesar de ello, lo poco que puedan aportar no deja de ser una buena razón para tenerlas en el hogar.