Escucha esta nota aquí

Si bien la mayoría de la población cumplió ayer con las recomendaciones del uso de barbijo y de alcohol en gel como medidas de protección contra el coronavirus durante la jornada electoral, en algunos recintos se observaron aglomeraciones y filas interminables, lo que ha encendido las alertas de las autoridades sanitarias que advierten que puede sobrevenir un repunte de casos en las próximas semanas.

El director del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Marcelo Ríos, informó este lunes que el ente rector de la salud, en coordinación con los gobiernos municipales, ya ha activado un plan de contingencia ante un posible rebrote del coronavirus, por lo que se “está preparando con todo para tener una capacidad de respuesta” ante un posible repunte de afectados.

“Estamos en alerta por esta situación”, manifestó Ríos, al agregar que la preocupación se centra en que, a pesar de que la pandemia se mantiene en una meseta desde hace varias semanas, todavía existe un buen número de contagios en la región. Así lo demuestran los datos estadísticos, que registran entre 100 y 120 casos nuevos de coronavirus por día.

De este total, 50 ingresan al conteo oficial por ser casos detectados a través de pruebas PCR, mientras que el resto corresponde a personas que se someten a pruebas rápidas y que ya poseen anticuerpos contra el virus.

El domingo por la noche, cuando finalizaba la jornada electoral, Ríos hizo notar que, en un recorrido por los recintos electorales, se evidenció el cumplimiento de las medidas de protección personal, pero que en algunos de ellos se observó “problemas” por colas en el ingreso y aglomeraciones en pasillos, lo que pudo haber generado un riesgo de contagios.

Ríos indicó que esto se suma a otras situaciones, como el cumplimiento del distanciamiento social en las campañas electorales y el relajamiento de la bioseguridad en la fase de posconfinamiento.

Este lunes, el director del Sedes volvió a referirse al tema, indicando que la población no puede relajarse porque la pandemia no ha sido controlada.

“No existe un control del coronavirus como quisiéramos, pero es parte de la nueva normalidad, es decir, de la movilidad y de la circulación que tenemos en la etapa de posconfinamento, pues lamentablemente estamos supeditados al comportamiento humano, peor aún en estos últimos días en los que ha habido una minoría que se ha comportado de manera inadecuada”, refirió Ríos.

Plan de contingencia

De acuerdo con Ríos, el sistema de salud se encuentra mejor preparado, por lo que en caso de haya un rebrote, se activará “todo lo que se tenía” en la fase de explosión del coronavirus, como son los albergues y centros de aislamiento.

Con relación a la capacidad hospitalaria, la autoridad sanitaria indicó que por ahora se cuenta espacios suficientes, ya que la ocupación de camas ha bajado un tercio en las últimas semanas.

Asimismo, indicó que los laboratorios disponen de pruebas.