Escucha esta nota aquí

Comerciantes y transeúntes criticaron el “excesivo” uso de la fuerza que ejercieron los guardias municipales contra una ambulante en la plazuela Blacutt el pasado domingo.

Miembros de la unidad municipal, dependiente de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, en un operativo realizado por inmediaciones de la céntrica plazuela, increparon a la propietaria de uno de los negocios que se dedica a fletar carritos a batería, que justamente estaba atendiendo a sus clientes (entre ellos, menores de edad).

Según contaron algunos testigos, todo comenzó al promediar las 19:30 cuando llegó un camión con los guardias y procedió a decomisar los pequeños motorizados, impulsados a batería, que son propiedad de una mujer que tiene este negocio junto a sus hijos hace ya algunos años. Al ver esta situación, familiares de los niños que disfrutaban de estos vehículos, que se alquilan por Bs 10, procedieron a defender a la dueña del negocio.

“Los niños estaban jugando y me parece de muy mala educación, realizar ese tipo de actos ante tanta gente. Todo esto (la trifulca) habrá durado como media hora y tuvo que llegar otro camión (de guardias municipales) para apoyar la acción y por ello terminaron lanzándole piedras a los mismos gendarmes y los camiones”, contó uno de los testigos que trabaja por la zona.

Agregó que, pese a la oposición de los padres de familia, los efectivos municipales lograron su cometido y se llevaron los carritos.

Omar Rivera, representante de la Fedjuve, reprochó el accionar de los guardias municipales en el operativo y apuntó al alcalde Jhonny Fernández porque, además de la violencia contra los propietarios del negocio, también se vieron afectados los transeúntes.

“Estamos viendo que ha habido demasiada violencia y abuso de poder porque tranquilamente (las autoridades municipales) podían haberla notificado y no aparecerse de la noche a la mañana, directo a golpear y sin que prime el diálogo”, expresó el dirigente vecinal.

Juan Carlos Medrano, concejal por Comunidad Autonómica (C-A), también criticó el procedimiento que vienen realizando los gendarmes, “de ir directamente a levantarse las cosas sin previa notificación”, indicó.

Por su parte, Juan Carlos Ramos, director de Seguridad Ciudadana, reconoció que hubo “acciones violentas de ambas partes”, pero eso no justifica que se esté incumpliendo la normativa siendo que la propietaria ya había sido notificada anteriormente.

Añadió que producto de los enfrentamientos tres gendarmes resultaron con lesiones, uno de ellos con tres días de impedimento y, por ello, presentó ante la Fiscalía una denuncia por lesiones graves.

Comentarios