El Deber logo
23 de septiembre de 2022, 4:00 AM
23 de septiembre de 2022, 4:00 AM

Por José Gary Añez, periodista y excandidato

Primero debemos definir qué es un costo político. Es el impacto negativo que una alternativa puede llegar a tener en la capacidad futura del político que toma decisiones.
Veamos con algunos ejemplos:

1) Goni decidió implementar el impuesto al salario, exportación del gas, conflicto por el agua. No pudo seguir tomando decisiones. 2) Evo decidió desconocer el resultado del referéndum en febrero de 2016 sobre la reelección. No pudo seguir tomando decisiones. 3. Jeanine decidió no llevar a cabo las elecciones a las que se había comprometido al asumir el cargo de presidente. No pudo seguir tomando decisiones

La historia es rica en ilustraciones de este tipo. Cuando comienza un gobierno electo, de cualquier nivel, tiene el atributo de la idealización. La opinión pública, a través del voto, asigna credibilidad al candidato.

La idealización es un proceso en el que, al principio, todo parece fenomenal y mágico. Cuando llegan los primeros 100 días ya empezaron a incomodar las inconsistencias y a los 550 días ya no es soportable el dolor. Es decir, nuestra ciudad ha llegado a su frontera de dolor, que es el nivel de angustia, molestia, desilusión al ver que lo que se prometió en la campaña electoral, no se cumplió. Eso genera un sentimiento de frustración y enojo que lleva a la gente a manifestarse.

Esto es magnificado por el nivel de corrupción e impunidad de la anterior gestión municipal. El agravante es que el tamaño de la promesa para asumir el poder fue absolutamente incumplible, lo que está llevando al ciudadano a una trágica frustración.

¿Cuáles son los hechos irregulares que venimos padeciendo, producto de la administración municipal?
1) Nepotismo, entorno familiar y de comparsa. 2) Corrupción, al inicio de la gestión, un funcionario de la Secretaría de Finanzas cobraba el 10% por pago de cheques adeudados a las empresas que le han hecho un servicio al municipio. 3) Licitación de los contratos de la basura direccionados para favorecer a una empresa colombiana. 4) El recapado del asfalto del segundo anillo no tiene 5 cm, solo está pintado, pero la obra está valuada en 18 millones de bolivianos. Actualmente la denuncia se encuentra en el Ministerio Público. 5) Compra de equipos médicos, con el mismo Decreto Supremo dado en el Gobierno Jeanine Áñez; se compró equipamiento valuado en 50 millones de bolivianos, con un sobreprecio de más de 10 millones de bolivianos, hecho que también fue denunciado.

Hay más. 6) Los colegios del nivel de secundaria no cuentan con un Bono Escolar. 7) Aún no se da internet para colegios y plazas. 8) No se planificó ningún puente a desnivel. 9) Tren metropolitano. 10) Falta de alcantarillado. 11) Se aprobó una Ley Municipal de contratos por el Concejo Municipal el 12 de abril, por la cual el Concejo Municipal aprobará todo contrato superior a Bs 30 millones, pero el alcalde se opone, pese a que apoyó la idea en la anterior gestión, cuando fungía como concejal. Con la ayuda del MAS ganó un amparo. 12) Falta de transparencia, no hay auditoría de la gestión pasada. 13) Los hospitales no tienen remedios ni existen los hospitales móviles.

Y hay más promesas incumplidas. 14) El reordenamiento del transporte es un caos. 15) El reordenamiento de los mercados es un caos.16) Tiene presa a su secretaria por vender ítems.

El gobierno de Jhonny y la UCS en la Alcaldía, amén de todas las inconsistencias, corrupción e incompetencia, tiene el pecado original incrustado.

El gobierno de Jhonny y la UCS ha atentado contra la vida de la población a la que tiene que servir, no solo una vez, sino dos veces. Una en el paro, con su autoatentado y la otra por el conflicto de las losetas. Es el colmo de las paradojas. ¡El que ha sido elegido para proteger y servir, atenta contra la vida de sus mandantes!

Jhonny ha quebrado el lazo de confianza con la gente. Por sus inconsistencias, incompetencias y por su traición al mandato principal de la población, que es la defensa de los intereses regionales.

Se entregó al maldito espacio de la conveniencia personal y ha dado lugar al MAS, que no ha ganado ninguna elección en Santa Cruz, para que gobierne impunemente.
Ha llegado a tal punto la traición que ha preferido darle la espalda a un recurso como el censo que, si se hace en 2023, podrá transformar la realidad de Bolivia y la región por los próximos 20 años.

¿Cómo se ve este concepto de la pérdida de credibilidad? En 2021, Jhonny entró con un 30% de imagen positiva; en 2022, tiene el 60% de imagen negativa. En agosto de 2022, el diario Página Siete publicó una encuesta donde el 78% de la población pedía la renuncia de Jhonny por traidor.

En conclusión, cuál será el destino de un ser humano que tenía el deber y la misión de defender los intereses regionales, cuando, por el contrario: hizo propuestas electorales incumplibles, entregó la administración de la Alcaldía a Evo Morales y compañía; atentó contra la vida de los ciudadanos en el conflicto de desbloqueo del paro y demandó a un ciudadano del Plan 3.000 por luchar por el censo, hasta meterlo preso por portar cohetes, pese a que los petardos se hallaron en las oficinas de la Alcaldía.

Jhonny Fernández fabricó un autoatentado que fue descubierto con el afán de demandar a las autoridades regionales en concordancia con el MAS. Además, atentó contra el patrimonio cultural de la ciudad golpeando a los vecinos y alineándose con el objetivo de quitar la identidad de ser cruceño al retirar las losetas. Es parte de la triada más nefasta en la administración pública, porque firma Jhonny, pero dispone el ala “institucional” (logias) y el ala política (operadores). El que autoriza es Evo.

Entonces hacemos la pregunta: ¿qué puede salir bien de ese triángulo perverso?

Vuelvo a la pregunta del inicio. ¿Cuál es el costo político de una traición? Para el traidor es insignificante, sea cual fuere su final. Pero el costo para la región es monumental, porque cuando más necesitábamos la defensa, esta entrega nos atrasa 20 años, le quita salud, educación e infraestructura a los ciudadanos, lo que es igual a quitar la dignidad de vivir con la frente en alto, orgullosos por el fruto de nuestro trabajo bajo el cielo más puro de América.
¡Solo le queda el perdón de Dios!

Tags