Escucha esta nota aquí

_¿Cómo evalúa la actual situación del sector exportador?

Como todos sabemos, el año pasado sufrimos una crisis mundial debido a la pandemia. La contracción económica del país significó para los exportadores una pérdida $us 2.000 millones en comparación con 2019.

Sin embargo, durante este año se ve una gradual reactivación debido a la mejora de los precios internacionales de ciertos productos, principalmente minerales y oleaginosas. Las exportaciones totales crecieron en 34,2% al primer cuatrimestre, en comparación con 2020, lo cual contribuyó a tener un superávit comercial positivo de $us 453,12 millones.

Las exportaciones de minerales se recuperaron de las amplias caídas que tuvieron en la gestión pasada retomando ritmos de crecimiento muy elevados, del orden del 89,3% en las exportaciones del sector minero.

Así también, las exportaciones del sector de industria manufacturera se recuperaron, alcanzando tasas de crecimiento del 46,2%, impulsadas principalmente por las exportaciones de derivados de oleaginosas que crecieron en 65,9% con respecto al periodo enero–abril del año pasado. Las exportaciones de oleaginosas también incidieron positivamente sobre las exportaciones no tradicionales, mismas que tuvieron un crecimiento formidable, del orden del 50%.

_En estos meses de pandemia ¿qué tipo de ayuda han recibido desde el Gobierno?

Hemos enviado varias notas al Ministerio de Economía solicitando algún tipo de apoyo y una de las medidas que puede ayudar a los exportadores es que para este año está presupuestada la devolución de los Certificados de Devolución Impositiva (Cedeim) por un valor de Bs 1.300 millones, lo que significa un 15% más en comparación con 2020. Esto nos beneficia, pues de algún modo nos ayuda a tener un poco más de liquidez.

_¿El Estado está devolviendo los Cedeim?

Lamentablemente la devolución de estos certificados, por parte de Impuestos; es muy lenta, pues incurre en una fiscalización que demora entre dos y tres años. Algo que debería ser más expedito.

_¿Cuál es su criterio sobre los cupos y certificados para exportar algunos productos?

Los Certificados de Abastecimiento Interno y Precio Justo, que generan cupos para la exportación son una política para garantizar el abastecimiento interno y la seguridad alimentaria a precio justo.

Ahora, si se hace un balance en estos últimos diez años, se puede indicar que básicamente no hubo desabastecimiento. Por lo tanto, seguir con esta política para nuestro sector no es beneficioso, pues como en el caso de la carne que cubre el mercado interno y tiene un gran potencial exportador; frenar su comercialización, pone en peligro mercados tan importantes como China y Rusia.

Las regulaciones deben evolucionar, perfeccionarse y mantenerse mientras sea necesario. Sin embargo, si resulta más costoso (porque generan más distorsiones) que los beneficios que estas logran, las regulaciones deberían ser suspendidas.

_¿El tipo de cambio se debe mantener?

El tipo de cambio es una variable que contribuye significativamente a la estabilidad macroeconómica del país. En la medida de lo posible debería mantenerse estable.

Pero se debe hacer notar que esta situación ha provocado una diferencia importante con respecto de los niveles de largo plazo del tipo de cambio real de equilibrio, que ha venido mostrando un comportamiento hacia la apreciación, generando una brecha, lo que resta competitividad a las exportaciones bolivianas con respecto a las de otros países.

Para solucionar este problema, el sector ha elaborado una propuesta para establecer una unidad de contabilidad denominada Unidad de Fomento a las Exportaciones, como mecanismo que permita reducir dicha brecha, recuperar la competitividad relativa de las exportaciones y también aportar un espacio de flexibilidad para que el tipo de cambio real retorne a sus niveles de equilibrio de largo plazo.

_¿Habla de un tipo de cambio diferente para los exportadores?

Sí, se debe trabajar en un tipo de cambio para el exportador, en donde se nos permita tener un mayor beneficio y así mejorar nuestra competitividad y generar una mayor cantidad de divisas, tan necesarias para el país en esta actual coyuntura económica. Este mecanismo puede ser controlado por el Banco Central del Bolivia.



Comentarios