Escucha esta nota aquí


Maximiliano Dávila Pérez se estrelló contra el ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo. El exjefe antidroga, que ayer ingresó al penal de San Pedro en La Paz, tildó de “pequeño burgués” a la autoridad y lo acusó de intentar “incriminar” a Evo Morales en la investigación por negocios ilícitos vinculados al narcotráfico. La Fiscalía indaga los nexos de Dávila y vincula a ocho personas, entre familiares y sujetos cercanos. 

Dávila salió poco después de mediodía de celdas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de la ciudad de La Paz y fue trasladado al penal de San Pedro. Bajó de una camioneta policial junto a dos policías vestidos de traje negro. Los vigilantes intentaron que el exjefe antidroga no declare ante la prensa, pero en 27 segundos aseguró que es inocente y se estrelló contra el ministro de Gobierno.

“Soy inocente, soy víctima de ese pequeño burgués, de ese ministro de Gobierno, porque ese pequeño burgués no sabe lo que hace en este Estado plural y comunitario, porque ha violado todo el proceso”, fue lo primero que dijo Dávila en medio de empujones con los guardias policiales y los periodistas. 

Luego, el exjefe de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) aseguró que Del Castillo intenta incriminar a Evo Morales con este proceso judicial. “El Ministro de Gobierno lo está queriendo incriminar al (ex)presidente Morales”, fue lo último que declaró Dávila antes de ingresar por una de las puertas laterales de la cárcel de San Pedro. 

Dávila fue detenido la noche del sábado en el municipio de Villazón, en Potosí, cuando pretendía salir del país rumbo a Argentina, donde Evo Morales fue asilado luego de presentar su renuncia. El domingo fue trasladado a La Paz y el lunes la justicia decidió la detención preventiva por seis meses para el exjefe policial en el centro penitenciario de San Pedro.

Informe de la DEA
Dávila es acusado por la Fiscalía por el delito de legitimación de ganancias ilícitas, pero Del Castillo aseguró que también se lo investiga por vínculos con el narcotráfico. La Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) investiga a Dávila y lo incluyó en una red de narcotraficantes en la que figuran bolivianos, colombianos y peruanos.

En marzo de 2021 fue detenido en Colombia Omar Rojas Echeverría, un exmayor de la Policía Boliviana, y a quien vinculan con Dávila. Rojas será extraditado a Estados Unidos y tiene nexos en la institución policial.

Dávila fue el último jefe antidrogas de Evo Morales y nunca ocultó su cercanía con el exmandatario. Incluso, en octubre de 2019, se trasladó al trópico de Cochabamba para festejar el cumpleaños del expresidente y le obsequió una torta hecha con hoja de coca. 

Ayer, la Fiscalía anunció que ampliará la investigación a la familia del exjefe policial debido a que existen cuentas bancarias y propiedades que le pertenecen, pero fueron registradas a otros nombres. La indagación comenzó el viernes y aún se evalúa abrir otro proceso por narcotráfico. Son ocho familiares cercanos que serán citadas a declarar. 

“Existen informes que todavía son preliminares respecto a que esta persona habría puesto a nombre de familiares y otros allegados, tal como figura en la resolución imputación formal, bienes y también montos de dinero que circularían en sus cuentas”, informó ayer la fiscal Lupe Zabala, quien encabeza la investigación. 

La investigadora acotó que se convocará a declarar a la esposa, hijos, cuñados y familiares de primer, segundo y tercer grado de consanguinidad. Zabala, además, detalló que aún no se tiene un monto total producto de la legitimización de ganancias ilícitas de Dávila, puesto que se están solicitando informes a entidades bancarias, Consejo de la Magistratura, Unidad de Investigaciones Financieras (UIF) y Tránsito. 

Sobre la posibilidad de extradición de Dávila a Estados Unidos, la fiscal Zabala afirmó que no existe un “pedido formal” por parte de la justicia estadounidense. “No hemos tenido nada oficial, son solo rumores, aspectos que se han manejado en redes sociales. Un pedido formal no existe”, aseguró la investigadora. 

Durante su presentación ante los medios de comunicación, luego de su captura, el todavía coronel de servicio pasivo mostró una actitud desafiante y no dejó de fijar la mirada sobre actual comandante de la Policía Boliviana, Jhonny Aguilera. Incluso, antes de abandonar la sala, se le escuchó decir “vamos a ver”.

Ayer, el director de la Felcn, coronel José María Velasco, afirmó que el pasado lunes le remitieron informes sobre el caso de Dávila, por lo tanto, dijo que recién se procederá a investigar su relación con el narcotráfico. “Vamos a reunir todas las informaciones que hay en contra de Dávila para remitirlo a la Fiscalía”, detalló.

Comentarios