Edición Impresa

Democracia fallida y crisis judicial

Pedro Gareca 30/10/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

En el contexto universal tenemos que preguntarnos ¿qué vamos a hacer con el futuro de la humanidad y la pandemia del Covid-19 que vino a quedarse? Si de 7.500 millones de personas que habitan el planeta, los ricos gastan 3.000 dólares por minuto, los políticos locos y populistas conducen a los ciegos e ignorantes y los cinco países del Consejo de Seguridad de la ONU son los que más fabrican armas para matar.

Países que son los principales violadores de Derechos Humanos (DDHH) forman parte del Consejo de los Derechos Humanos de la ONU. ¿Cómo se puede ser democrático y justo allí donde la universalidad del voto se manipula por servidores clandestinos y siempre ganan los que no conocen el mínimo de alternancia democrática? La imperfección se antoja a una penitencia no de virtudes, sino de autoridades dudosas en la representación que asumen como delegados internacionales en procesos electorales.

En América Latina hay más de 600 millones de habitantes, de los cuales 300 millones son jóvenes llenos de virtudes y cargados de energías y fuerzas humanistas, que los de generación dilatada en el tiempo no sabemos aprovechar su potencial y menos solventar sus idearios de democracia y libertades. Hay más de 1 millón de músicos clásicos que son los embajadores de la paz y cerca de un millón y medio de líderes ambientales de los cuales 257 líderes han muerto en defensa del ecosistema y la biodiversidad.

Mucho se habla de la búsqueda de equilibrios como principal activo de desarrollo de las democracias en América, para eso se precisa de líderes de valores liberales que sean capaces de remontar los “momentos negros de la historia”, como la bomba colocada al extinto cardenal Julio Terrazas, los fallecidos en La Calancha, el atentado genocida al hotel Las Américas, los muertos en Montero y últimamente el bloqueo y derrumbe de cerros que impidieron el ingreso de oxígeno y medicamentos a las ciudades con el saldo de más de 40 fallecidos que padecían el Covid-19; son crímenes pendientes en la agenda de los que se aprestan a toda prisa a juramentar y rendir cuentas de los presuntos desfalcos a los Bancos del Estado y Unión, obviamente previa a la cacería de brujas de la ALP.

La juventud del país recela la transparencia del proceso democrático -calificando de fallido y engañoso-, cuyos resultados oficiales dado por Salvador Romero el viernes 23 de octubre de 2020 a horas 18:26 se distribuyeron así: MAS IPSP con 55,10%, Comunidad Ciudadana con 28,83%, Creemos con 14%, Frente para la Victoria 1,55%, Pan Bol 0,52%, blancos 1,41% y nulos, 3,60%, declarando como ganador al binomio conformado por Luis Arce Catacora y David Choquehuanca.

El retiro del Direpre no contribuyó a la prolijidad y limpieza del proceso democrático: a) El ciudadano no tuvo derecho de acceso a la información veraz, oportuna y publicación de los resultados del escrutinio en cada mesa electoral, b) Las actas de las poblaciones de Yamparáez, Tomina, El Rodeo (Chuquisaca); Mecapaca y Guachiclla, los habilitados y votantes que favorecieron al MAS-IPSP en cifras no reflejan la legalidad del acto, porque fueron llenadas por una sola persona, irregularidad que ocurrió en la provincia Tomina, donde aparece Juan Zambrana Vela como jurado electoral, cargo que fungió en las elecciones del 20 de octubre de 2019, c) El resultado final de votos dado por el TSE arroja un total de 105,03% , irregularidad que representa la cantidad total de 147.105 votos a favor del MAS-IPSP y d) El sistema seguía computarizando votos inclusive en horas de la noche del día viernes 23 (23:30). ¿Cómo pueden los mandantes exigir responsabilidad a los representados (senadores y diputados) si navegan en mareas altas que impiden llegar a puerto? A eso obedece la resistencia civil en las calles que piden auditoría de las actas, del padrón y nulidad de las elecciones.

Varios especialistas en informática descubrieron que las cifras no cuadraban, tanto es así que el día jueves 22 de octubre en horas de la mañana al avance del 94,63% el cómputo ascendía ya a 105,02% y se replicaba esta anormalidad el viernes 23 de octubre al 99,99% con el total de 103,99% (curiosamente en lugar de aumentar disminuían los datos). ¿Cómo explica el TSE los elementos de nulidad absoluta? Y el silencio que guarda de la denuncia de nulidad por fraude escandaloso presentada por el Comité pro Santa ingresada al OEP el día viernes 23 de octubre a horas 13:12 y que sin reparo el presidente Salvador Romero al dar su informe final manifestó que no existía ninguna impugnación al proceso democrático. Esta cultura de querer convertir la “mentira en verdad” es una falta de respeto a la ciudadanía.

En el tema de la justicia, ignorar las leyes y aplicarlas anulando mandamientos de aprehensión a favor del exministro de Justicia Héctor Arce Zaconeta y del expresidente del Estado Plurinacional Evo Morales Ayma, el primero asilado y el segundo huido por fraude, corrupción, narcotráfico y terrorismo, me avergüenza como abogado de que se permita que en nuestro país se libere de cargos, reingresen desobedeciendo leyes y pongan en riesgo incluso a los militares y policías.

Las amenazas de Evo Morales a Luis Almagro y a Manuel Gonzales, secretario General de la OEA y jefe de la Misión de delegados del organismo regional, que tuvieron como respuesta del responsable de observadores de las Elecciones generales del 18 de octubre: “Denuncias que engrandecen! Amenazar es típico de dictadores, patrañas que conozco. Estoy tranquilo. Ud. que debe cuentas a la CPI lo está? Le duele que informe de la OEA hiciera + por la democracia en Bolivia que en 14 años de abuso + fraude + corrupción. Lo enfrento donde quiera. No soy del pueblo del que se burló”. Aumentar la tensión en lugar de la reconciliación, es como estrellar un coche patrullero contra ciudadanos que protestan por la democracia y no ir a la cárcel o, bien como descubrir e incautar la cantidad de 2.300 kilogramos de clorhidrato de cocaína de Chapare en un container de seis en Paraguay y decir que son inocentes.

La democracia y la justicia no se soluciona con elecciones manchadas de fraude repetido y engañoso ni con prisa a las elecciones subnacionales, porque la llave de la bóveda del problema de la crisis y consecuencias del alarmante déficit y la derrotabilidad en el derecho la tienen los legisladores y magistrados del sistema nefasto anterior, al que se trepa ahora el TSE.