Escucha esta nota aquí

Altos jefes policiales de la promoción 1989 hicieron llegar cartas de reclamo al Comando General de la Policía en la que denuncian un manejo político de los ascensos y la nueva orden de destinos que fue ejecutada el 14 de febrero. Ayer, el comandante general de la Policía, general Rodolfo Montero, optó por huir de un acto protocolar.

“Los jefes que ocuparon los primeros puestos dentro de su promoción deben ser designados en funciones de mando superior, como comandos departamentales o unidades operativas nacionales, y eso se alcanza con méritos y antecedentes profesionales que nos lleva toda una vida construir”, afirmó uno de los jefes oficiales afectados que pidió no revelar su nombre por el proceso que puede instaurarle de manera interna.

El viernes 14, el comandante general designó a los directores nacionales y comandantes departamentales. De acuerdo con esa nómina figuran jefes policiales que no reúnen los requisitos para ocupar los cargos.

“Nosotros hemos respetado la institucionalidad como jamás ha sido respetada en estos últimos 14 años, hemos respetado a los mejores del curso (…) es cierto, hay gente que está sufriendo el síndrome de Estocolmo, para que me entiendan, son aquellos que están extrañando a su secuestrador; los bolivianos hemos estado secuestrados durante 14 años por el MAS y parece que algunos lo están extrañando, por eso tratan de generar algún tipo de conflicto”, dijo el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, al ser consultado sobre este tema.

Según los policías, hubo una ‘purga’ de supuestos oficiales que eran leales al Gobierno de Evo Morales y por esa razón fueron relegados.

Los cambios

Los oficiales explicaron que los 26 oficiales mejor calificados deben ocupar todos los puestos disponibles en comandos departamentales o direcciones nacionales; después que se llenan los cupos que existen, los demás van a las subdirecciones o subcomandos hasta completar a la totalidad de los oficiales de cada curso.

En la promoción 1989 son 63 alumnos, de todos los casos, solo el primer alumno, coronel Víctor Hugo Soria, fue designado como Director Nacional de Planeamiento y Operaciones.

Para el caso de los comandos departamentales debían estar los primeros del curso, pero el comandante de La Paz ocupó el puesto 32 de su curso; el de Oruro, el puesto 39; el de Cochabamba era el décimo de su curso; el de Chuquisaca estaba en el puesto 18; el de Potosí, en el puesto 23; el de Tarija estaba en el puesto 54; el de Santa Cruz fue el número 38 de su curso; el de Beni, 26; y el de Pando era el número 36, según los documentos oficiales de los policías afectados.

Por estas irregularidades reclaman los 20 primeros oficiales del curso, quienes creen que debían tener un mejor trato en las designaciones. Explicaron que Montero les mostró, el 14 de febrero, una orden de destinos distinta a la que se ejecutó, por ello esperaron confiados sus designaciones y creen que hubo un manejo político de los destinos.



Comentarios