Escucha esta nota aquí

Fue descartado. El Ministerio de Salud dio a conocer ayer que dos pruebas realizadas a un paciente sospechoso de estar contagiado de coronavirus en La Paz, dieron negativo. Mientras que más control en terminales aeroportuarias, habilitación de salas de aislamiento y compra de equipos de protección personal, son las medidas que se han tomado en la sede de Gobierno y desde que el Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Santa Cruz declaró alerta amarilla.

Ante la alta posibilidad de que el coronavirus (Covid-19) ingrese al país, el Sedes reforzó el plan de contingencia con la activación del Comité Operacional de Emergencia en Salud (COES), así lo dio a conocer el secretario de Salud del departamento, Óscar Urenda. Este pidió tranquilidad a la población e indicó que se está haciendo todo lo necesario para afrontar de la mejor manera la posibilidad de ingreso del virus.

“A partir de hoy se activa el COES”, dijo el director del Sedes, Marcelo Ríos, al explicar que este está integrado por un equipo de epidemiólogos que estarán en alerta permanente, recibiendo y compartiendo la información necesaria para transmitirla a la población, a través de los medios de prensa.

Sobre las salas de aislamiento, Urenda informó de que se está viendo habilitar un espacio en el hospital Japonés o en el San Juan de Dios, otra sala en el hangar presidencial en el aeropuerto Viru Viru y también se habilitarán salas en el cuartel de la ALBA, en Warnes, para ser utilizado en caso de ser necesario.

Sindemia

El jefe de Epidemiología del Sedes, Roberto Tórrez, manifestó que hay que estar preparados para lo que “los antropólogos médicos denominan una sindemia”, que es la coexistencia de dos o más epidemias en una región en un periodo de tiempo, toda vez que se puede decir que Santa Cruz “está entrando a ese riego de alguna manera” si se considera que estamos en una franca transmisión del dengue, hay una leve subida de la influenza y existe la posibilidad de que ingrese el coronavirus al país.

El epidemiólogo explicó que existe una posibilidad de una coinfección, es decir, que una persona enferme simultáneamente de dos o tres de estas enfermedades porque no hay defensa cruzada entre una y otra. “Es poco probable, pero puede ocurrir realmente eso”, dijo Tórrez.

Ante esto, recomienda a la población protegerse a través de las medidas de prevención enseñadas por las autoridades; con la destrucción de los criaderos del mosquito, en el caso de dengue; y con el autocuidado (lavado de manos y uso de alcohol en gel), en caso de la influenza y el coronavirus.
Para las tres enfermedades, la autoridad sanitaria insiste en la recomendación de evitar la automedicación y pide acudir al médico tras los primeros síntomas.

Aunque todas las personas son susceptibles al coronavirus y a la influenza (esta última muta cada año) hasta que llegue la vacuna, como recomendación general, Tórrez aconseja que los niños reciban vitaminas A y C, además del hierro, que sirven de protección en caso de enfermedades respiratorias.

Nerviosismo en La Paz

Pese a que las dos pruebas realizada al sospechoso de coronavirus (un varón de 38 años) dieron negativo y la información fuera dada por el ministro de Salud, Aníbal Cruz, en La Paz se generó mucho nerviosismo. El miércoles por la tarde se difundió la sospecha del caso y en pocas horas todas las farmacias de la zona sur que este medio visitó, habían agotado su stock de barbijos.

Ayer por la mañana, el panorama no cambió. La encargada de un centro de venta de medicamentos explicó que uno de los principales proveedores de este producto es China, así que este se encuentra discontinuado por la situación.

En farmacias del centro de la ciudad se pudo hallar barbijos simples a un precio de Bs 1, de producción argentina. Se informó de que en el centro de abasto La Tablada, también se podían encontrar otros de producción nacional. Sin embargo, el barbijo quirúrgico N95, que filtra, al menos, el 95% de las partículas del aire (entre ellas virus y bacterias), se agotó completamente en el mercado paceño, pese a que se utiliza mayormente en los quirófanos de clínicas y hospitales.

Cruz advirtió de que las medidas higiénicas son lo más importante, más que el barbijo. “No es necesario que todos tengan barbijo, solo los casos de personas que tienen síntomas de enfermedades respiratorias. Deben lavarse las manos a cada momento y evitar contacto con personas que tienen síntomas”, recalcó.

El ministro complementó sobre el enfermo en La Paz que también “se está haciendo la clasificación del tipo de germen que tiene el paciente para dar mayor seguridad. Puede ser una influenza, puede ser otro tipo de coronavirus. Para dar seguridad al diagnóstico se hacen esas pruebas complementarias de rastrillaje”.

La autoridad detalló que el paciente boliviano que aún está aislado y en observación, estuvo en China entre el 7 y 8 de febrero. Al retornar al país -tras un periplo por Corea del Sur, Emiratos Árabes, El Cairo, Turquía, Sudáfrica, Brasil, Santa Cruz y La Paz- el 13 de febrero, presentó síntomas de fiebre y tos. Ante la información de que estuvo en Guangzhou, al sur de China, fue aislado de inmediato.

La autoridad aprovechó para señalar que en China el 80% de los pacientes con coronavirus son atendidos en su domicilio, el 15% van a los hospitales bajo aislamiento y el 5% es atendido en unidades de terapia intensiva. “Se ha desatado una infoepidemia, donde las redes sociales tergiversan y desorientan a la población”, indicó y llamó a la reflexión.

Por otro lado, Cruz sostuvo una reunión virtual con ministros de salud de Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela, “y conjuntamente con el asesoramiento de la Organización Mundial de la Salud (OMS) están trazando medidas en conjunto para tener una misma estrategia sobre lo que representa el primer caso que se confirmó en Brasil después de dos pruebas de laboratorio, y que afectó a un paciente de 61 años procedente de Italia, que se encuentra aislado en San Pablo”.




Nerviosismo en La Paz

Pese a que la primera prueba realizada al sospechoso de coronavirus (un varón de 38 años) dio negativo y la información fuera dada por el ministro de Salud, Aníbal Cruz, en La Paz se generó mucho nerviosismo. El miércoles por la tarde se difundió la sospecha del caso y en pocas horas todas las farmacias de la zona sur que este medio visitó, habían agotado su stock de barbijos para la venta al público.

Ayer por la mañana, el panorama no cambió. La encargada de un centro de venta de medicamentos explicó que uno de los principales proveedores de este producto es China, así que está discontinuado.

En farmacias del centro de la ciudad se pudo hallar barbijos simples a un precio de Bs 1, de producción argentina. Se informó de que en el centro de abasto La Tablada, también se podían encontrar otros de producción nacional. Sin embargo, el barbijo quirúrgico N95, que filtra, al menos, el 95% de las partículas del aire (entre ellas virus y bacterias), se agotó completamente en el mercado paceño, pese a que se utiliza mayormente en los quirófanos de clínicas y hospitales.

Aníbal Cruz advirtió de que las medidas higiénicas son lo más importante, más que el uso del barbijo. “No es necesario que todos tengan barbijo, solamente los casos de personas que tienen síntomas de enfermedades respiratorias. Deben lavarse las manos a cada momento y evitar contacto con personas que tienen síntomas”, recalcó.

El ministro complementó que hasta hoy “tendremos el segundo resultado de reconfirmación (dado por Cenetrop). Sin embargo, también se está haciendo la clasificación del tipo de germen que tiene el paciente para dar mayor seguridad. Puede ser una influenza, puede ser otro tipo de coronavirus. Para dar seguridad al diagnóstico se hacen esas pruebas complementarias de rastrillaje”.

La autoridad detalló que el paciente boliviano que aún está aislado y en observación, este estuvo en China entre el 7 y 8 de febrero. Al retornar al país -tras un periplo por Corea del Sur, Emiratos Árabes, El Cairo, Turquía, Sudáfrica, Brasil, Santa Cruz y La Paz- el 13 de febrero, presentó síntomas de fiebre y tos. Ante la información de que estuvo en Guangzhou, al sur de China, fue aislado de inmediato.

La autoridad aprovechó para señalar que en China el 80% de los pacientes con coronavirus son atendidos en su domicilio, el 15% van a los hospitales bajo aislamiento y el 5% es atendido en unidades de terapia intensiva. “Se ha desatado una infoepidemia, donde las redes sociales tergiversan y desorientan a la población”, indicó y llamó a la reflexión.

Por otro lado, Cruz sostuvo una reunión virtual con ministros de salud de Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela, “y conjuntamente con el asesoramiento de la Organización Mundial de la Salud (OMS) están trazando medidas en conjunto para tener una misma estrategia sobre lo que representa el primer caso que se confirmó en Brasil después de dos pruebas de laboratorio, y que afectó a un paciente de 61 años procedente de Italia, que se encuentra aislado en San Pablo”.