Edición Impresa

Deudores y acreedores financieros

Miguel Ángel Marañón 21/1/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

Considero que para realizar un análisis serio respecto al tema de los deudores y acreedores, incluido el transporte sindicalizado, es necesario remitirnos a la cuarentena rígida (más de 5 meses), el origen del mal, ya que con dicha medida prácticamente paralizó la economía nacional, los únicos sectores beneficiados por dicha medida fueron las clínicas privadas, farmacias, laboratorios, telecomunicaciones y extrañamente las grandes cadenas de supermercados; los sectores del autotransporte, comercio informal, restaurantes, actividades turísticas y recreativa y otros prácticamente no tuvieron actividad económica, es decir ingresos muy cercanos a cero.

Esta cuarentena rígida, que solo tomo en cuenta la opinión médica para su aplicación sin considerar opiniones económicas, sociológicas, culturales ni de ningún otro tipo, trajo consigo una debacle económica con consecuencias severas para muchos sectores de la sociedad, ya que las personas no podían dejar de comer, mucho menos dejar de adquirir medicamentos tanto de prevención como de curación, por tanto recurrieron a utilizar sus ahorros en el mejor de los casos y en otros recurrir a préstamos no bancarios (familiares, amigos y otros). Pero ahí no acaba el perjuicio, luego vino la flexibilización, pero los transportistas solo podían transportar solo el 50% de su capacidad, el comercio estaba sujeto a la terminación de los carnets, actividades como el turismo restaurantes y otros seguían restringidos.

Con todos estos antecedentes, la pretensión de los banqueros de que los prestatarios cumplan el pago de sus créditos tal y como estaban programados resulta (económicamente hablando) irracional, en este sentido el acuerdo firmado la anterior semana pareciera ser el más adecuado, ya que el dar un periodo de gracia de 6 meses a los prestatarios (sin pagar capital ni intereses), es lo adecuado para reactivar la economía, más aun cuando el Gobierno nacional viene implementando medidas económicas que dinamizaran el mercado interno.

Sin embargo, debemos censurar la posición de los transportistas sindicalizados, los cuales no están de acuerdo con el convenio alcanzado, ya que ellos solicitan prácticamente una condonación de los intereses, vale decir pretenden dejar a los bancos sin sus ingresos, esta posición extrema no tiene sentido ya que debilitaría seriamente la actividad y reactivación económica y financiera.

El sistema financiero fue un pilar fundamental en el crecimiento económico del país, que por 5 años consecutivos fue la primera economía latinoamericana en crecimiento (según datos del FMI, Banco Mundial, Cepal y otros organismos internacionales), con una mora menor al 3% reflejaba la solidez de la economía nacional, ahora este sector también sacrificará una parte de sus ganancias para que sus clientes deudores puedan recuperar y reactivar sus actividades económicas y de esta manera cumplir sus obligaciones crediticias.

Posiciones extremas como la de los choferes sindicalizados no tienen cabida en este tiempo de pandemia, donde la economía está dando las primeras luces para reemcaminar el liderazgo de la economía nacional a nivel internacional, más aún teniendo como perspectiva el volver a una normalidad con la aplicación de la vacuna que dará un fuerte espaldarazo para retomar todas las actividades económicas, culturales, deportivas turísticas.

Comentarios