8 de marzo de 2024, 4:00 AM
8 de marzo de 2024, 4:00 AM



El Día Internacional de la Mujer, que se celebra este 8 de marzo, nos invita a reflexionar sobre la larga lucha de las mujeres por la igualdad de género y el reconocimiento de sus derechos. Una lucha que ha marcado hitos históricos y que hoy sigue vigente, con desafíos aún por superar.

En este día, conmemoramos el sacrificio de las 129 mujeres que fallecieron en el incendio de la fábrica Cotton de Nueva York en 1908, un hecho que marcó un antes y un después en la reivindicación de los derechos laborales femeninos. Su valentía y determinación inspiraron a miles de mujeres en todo el mundo a alzar sus voces y exigir un trato justo e igualitario.

Las mujeres son el 51,5% de las 666,2 millones de personas que viven en América Latina. Pero ese equilibro respecto de los hombres no se replica en las estadísticas de acceso a la educación, pobreza, empleo, participación en política y otros indicadores que constatan que la inequidad de género aún persiste en la región.

De acuerdo con las cifras de la Cepal, son mayoría las mujeres que tienen 13 años de instrucción o más (28%) frente a los hombres (23,5%). Sin embargo, la desocupación a ese nivel educativo es mayor en ellas (8,8%) que en ellos (6,7%) y en todos los casos el desempleo urbano afecta más a las mujeres.

A lo largo de los años, se han logrado avances significativos en materia de igualdad de género. Las mujeres han conquistado espacios en la educación, el trabajo y la política, rompiendo barreras y desafiando estereotipos.

Sin embargo, aún queda un largo camino por recorrer.

En el ámbito laboral, las mujeres siguen enfrentando discriminación salarial, brechas de acceso a puestos de liderazgo y acoso laboral.

La violencia de género continúa siendo una grave amenaza, con miles de mujeres que sufren feminicidios y violencia intrafamiliar cada año. En 2023, en Bolivia se cometieron 81 feminicidios y 25 infanticidios, según la Fiscalía.

A lo largo de la historia, las mujeres han protagonizado luchas fundamentales por la justicia social, la igualdad de oportunidades y el reconocimiento de sus derechos.

En este contexto, la tolerancia de media jornada laboral dispuesta por el Ministerio de Trabajo para este 8 de marzo es un merecido homenaje a la lucha de las mujeres trabajadoras. Sin embargo, este gesto simbólico no basta.

Es necesario implementar políticas públicas que aborden de manera integral las desigualdades de género y garanticen el pleno ejercicio de los derechos de las mujeres.

En Bolivia, por ejemplo, las mujeres ganan un 22% menos que los hombres por el mismo trabajo, y solo el 27% de los escaños parlamentarios están ocupados por mujeres.
Es fundamental promover la educación en igualdad desde la infancia, fomentar la participación de las mujeres en todos los ámbitos de la vida social y económica, y combatir la violencia de género en todas sus formas.

El Día Internacional de la Mujer es una oportunidad para renovar nuestro compromiso con la lucha por la igualdad de género. Un compromiso que debe ser asumido por todos los sectores de la sociedad: gobiernos, empresas, organizaciones sociales y ciudadanos.

Solo con el trabajo conjunto y la acción concertada podremos construir un mundo más justo e igualitario para todas las personas, sin importar su género.

Tags