Escucha esta nota aquí

The Conversation


La diabetes es una enfermedad crónica que ya afecta a más de 400 millones de personas en todo el mundo. La diabetes mellitus se caracteriza por una elevación de los niveles de glucosa en sangre causada por un defecto en la acción o secreción de la insulina por las células beta del páncreas. Esto puede dar lugar a complicaciones que afecten a la retina, al riñón, al sistema nervioso o al corazón, entre otras.

Durante la actual pandemia de covid-19 se ha demostrado que la enfermedad, causada por el virus SARS-CoV-2, no es un mero cuadro clínico infeccioso con afectación respiratoria. Es una patología capaz de producir una serie de efectos negativos posteriores sobre la salud de algunos de los pacientes que la han sufrido.

Entre estos efectos, además de las secuelas respiratorias, se incluyen todo un conjunto de consecuencias a nivel cardiaco, renal e incluso neurológico. Asimismo, datos recientes han constatado una asociación estrecha entre la infección por SARS-CoV-2 y la diabetes mellitus.

La relación entre estas dos enfermedades parece tener un carácter bidireccional. Por un lado, está ampliamente demostrado que la diabetes mellitus supone un factor de mal pronóstico en la evolución del covid-19.

Los diabéticos infectados con SARS-CoV-2 tienen un mayor riesgo de desarrollar neumonía severa, mayores tasas de ingresos hospitalarios y mayor mortalidad que los sujetos no diabéticos infectados con SARS-CoV-2.

Un metaanálisis reciente mostró que la diabetes incrementa 2,3 veces el riesgo de severidad y 2,5 veces el riesgo de mortalidad asociada a covid-19. Aunque las principales causas de la diabetes son conocidas y se relacionan con los hábitos de vida (diabetes mellitus tipo 2) o con la destrucción de las células beta pancreáticas por nuestro propio sistema inmunitario (diabetes mellitus tipo 1), recientemente se ha puesto de manifiesto una posible asociación entre la infección por SARS-CoV-2 y el desarrollo de diabetes.

Los datos obtenidos hasta el momento parecen indicar que el covid-19 podría ser la causa del aumento de los niveles de azúcar en la sangre de los pacientes afectados y por tanto de la aparición de diabetes mellitus.

Las formas en las que el covid-19 puede estar relacionado con la aparición de la diabetes son varias:

Efecto de tormenta de citoquinas

El covid-19 produce una tormenta de citoquinas proinflamatorias como la interleuquina 6 o IL-6 y la IL-1beta, que se ha visto que están relacionadas con el establecimiento y desarrollo de la diabetes mellitus tipo 2.

Infección de células productoras de insulina

En los pacientes con covid-19 se observa un daño directo sobre las células beta pancreáticas productoras de insulina. El virus infecta a estas células que tienen la molécula de membrana ACE2 en su superficie, utilizándola como llave para entrar en su interior.

Las células responsables de la producción de insulina expresan esta molécula incluso en mayor cantidad que las células del pulmón. De esta forma, la infección reduciría tanto su número como su funcionalidad, lo que tiene como consecuencia una disminución en la producción de insulina. Se estima que hasta un 30% de los pacientes con covid-19 grave podrían desarrollar diabetes.

 Inducción de autoinmunidad

Al igual que ocurre con otras infecciones virales, la infección de las células productoras de insulina por SARS-CoV-2 puede inducir una respuesta autoinmune contra ellas. Esto podría provocar que el sistema inmunitario las ataque por error, las destruya y cause la aparición de diabetes de tipo 1 o insulinodependiente.

El covid-19 aumenta el estrés en todo el organismo, lo que va acompañado de un aumento en la producción de hormonas relacionadas con el estrés como son los glucocorticoides, secretados por las glándulas suprarrenales. Estas hormonas tienen entre sus múltiples efectos la elevación en los niveles de glucosa en sangre (hiperglucemia).

Uso terapéutico

Para evitar la tormenta de citoquinas que se produce en el covid-19, y que es una de las principales causas del empeoramiento y mal pronóstico de la enfermedad, se suelen usar fármacos antiinflamatorios de tipo glucocorticoide.

Pero estos fármacos son compuestos similares a las hormonas naturales del estrés. Por lo que su utilización puede desencadenar también una elevación de los niveles de glucosa en sangre, de igual forma que ocurre cuando se ven aumentados los glucocorticoides propios por el estrés.

En conclusión, la aparición de la diabetes en pacientes que han sufrido covid-19 podría añadirse, si los estudios posteriores lo confirman, a la larga lista de secuelas patológicas causadas por esta pandemia.

Esto aumentaría el ya alto costo socioeconómico y biosanitario de esta enfermedad. Un estudio clínico pormenorizado de cada uno de los casos y la elección de un tratamiento adecuado a la situación concreta de cada paciente ayudarían a reducir este impacto y el posible desarrollo de diabetes.

Comentarios