Escucha esta nota aquí

Juan Carlos Fortún V.

El proyecto de ley de Carrera de Generales y Ascenso de la Policía Boliviana fue aprobado por la Cámara de Diputados. Durante la aprobación en detalle, legisladores de Comunidad Ciudadana (CC) rechazaron el artículo 11, que coloca al ministro de Gobierno por encima del comandante y otras autoridades de la institución policial.

El diputado Saúl Lara, de Comunidad Ciudadana, observó que esta es una reforma a medias y lo que la Policía necesita es un cambio más estructural. Agregó que al colocar un civil a la cabeza de la institución del orden, viene a ser una acción política e inconstitucional.

“El comandante general (tanto de las FFAA como de la Policía) es el presidente del Estado, pero en la conducción: táctica, técnica y operativa, es el comandante de la Policía. Con esta ley, sospechamos que las fuerzas del orden tendrán un mando directo a la cabeza del ministro de Gobierno, eliminando el Estado Mayor”, señaló el asambleísta.

Reacciones

El abogado Joadel Bravo señaló que el proyecto contradice las normas con las que fue fundado el Estado boliviano, en el sentido que ninguna ley ha autorizado al ministro de Gobierno a ser la cabeza de la Policía, siendo que la misma es una institución independiente.

Se violenta la independencia de la Policía, y de aprobarse una norma así, se estará ante los caprichos de los ministros (de Gobierno) de turno y no ante el objetivo de la Policía; que es el de velar por la seguridad pública”.

Recordó que la Constitución Política del Estado (CPE) dice que la Policía Boliviana es una institución que cumple una función de carácter público, esencialmente preventiva y de auxilio, “por eso creemos que no puede estar al mando de un político, porque el ministro viene a ser el responsable de ciertas políticas que pretenda el Estado con la Policía, pero respetando su independencia”, explicó Bravo.

El excomandante de la Policía y abogado Rolando Fernández dijo que la inclusión del ministro de Gobierno en el Alto Mando Policial significaría que habría una fusión entre lo político y lo institucional, “lo cual no es correcto porque la Policía tendría una posición política como parte del régimen de turno, siendo que la institución policial es del Estado y no del Gobierno”.

La continuidad de la sesión se sometió a debate después de las 23:00, porque varios legisladores pidieron cuarto intermedio para cumplir las restricciones municipales.

Comentarios