Opinión

Educación humanística

El Deber logo
6 de marzo de 2020, 3:00 AM
6 de marzo de 2020, 3:00 AM

Alberto Santelices

Con algunas directrices del libro “Neuronas y aprendizaje” de Eduardo Chumacero, proponemos una educación con trasfondo humanista:

a) La educación no tiene que ser alienante. Imponer ideas pachamamistas para ejercer una colonización racista o domesticar con valores de cualquier doctrina, no es el fundamento de una educación para la vida. Ningún grupo cultural debe dirigir exclusivamente la educación. Lo humanístico es lo universal. No existen culturas puras ni superiores; todas tienen raíces comunes y solo varían es sus manifestaciones. Va como ejemplo: el proteger la cabeza del sol radiante, es universal. Los sombreros, gorras y turbantes, son sus manifestaciones. Pero no sacarse el sombrero en una entrevista televisada es malacrianza.

b) La educación no se fundamentará en mitos, en prejuicios étnicos o en ideologías que lavan el cerebro. La educación tiene que partir de postulados racionales y científicos.

c) Cosificar al alumno va en contra de este criterio. Se enarbolará los valores del ser en oposición al consumismo; por tanto, la autenticidad y la solidaridad serán armas antitéticas de la frivolidad y la apariencia.

d) Se tiene que ver al mundo como unidad, para comprenderlo y transformarlo, en vez de repetirlo como conocimiento acabado (memorismo). Urge formar estudiantes creadores y perspicaces.

f) El pensamiento es superior al conocimiento; por tanto, la educación no se reducirá a una simple transmisión de conocimientos. Es bueno conocer, pero es más importante saber qué podemos hacer con ese conocimiento.

g) La educación es dinámica, porque la sociedad es cambiante, por eso aquella no puede seguir apegada a un mundo estático. La educación humanística responde a las necesidades de las personas concretas. No se puede pretender que todos aprendan lo mismo. Un individuo se forma en función de sus aptitudes y sus intereses. El educando asimila lo que le será útil para la vida. Aquí no caben los profesores mediocres y tradicionalistas que solo transmiten la información.

h) La educación humanística forma en valores. No manipula, no adoctrina ni inculca creencias para modificar la conducta del alumno. El maestro debe defender permanentemente los valores universales; pero con los valores de grupo (la ideología de género, el celibato, las sectas religiosas, el aprecio por la whipala, etc.) está obligado a ser neutral para que el educando elija o los rechace libremente, respetando las opiniones discordantes.



Tags