Escucha esta nota aquí

El área urbana es un mercado difícil para el satélite Túpac Katari. La conexión a internet por fibra óptica, que utilizan las empresas privadas, hace que el servicio que brinda el aparato en órbita sea poco competitivo. 

Su fuerte está en el área rural, donde la Agencia Boliviana Espacial (ABE) tiene clientes que contratan sus servicios por el costo alto de tener acceso por fibra óptica. Además, el servicio de televisión y radio tiene ventajas en el campo, ya que los usuarios pueden adquirir antenas y tener acceso a canales televisivos nacionales e internacionales.

El satélite llega a toda Bolivia. Si me dice que ponga internet en la punta del cerro dentro del país o, incluso, fuera del país, se lo hace. Nuestro objetivo principal es toda Bolivia, pero cuando le digo que le pongo internet donde quiera hay equipo terrestre que debe adquirir para tener el servicio. Por cobertura llegamos a todo el país, pero por competitividad, es más caro que la fibra óptica. Donde haya fibra óptica yo le recomendaría que vaya por la fibra óptica porque es mucho más barato y más veloz, pero hay lugares por la cantidad de personas y la lejanía que tienen, a los que llegar con fibra óptica es más caro que instalar un telecentro o una estructura terrestre que replique la señal del satélite", explicó el director ejecutivo de la ABE, Peter Larrea.

Según Larrea, hay lugares en Bolivia donde hay internet satelital  más barato y mejor que la fibra óptica. "Damos servicio en el área rural básicamente donde no llegan operadores con servicio de fibra óptica”, agregó.

Beneficios para el campo

Iván Zambrana fue director de la ABE en la gestión del MAS. El exfuncionario coincidió en que el área urbana es un mercado difícil para el satélite debido a que los operadores brindan servicio de internet a través de fibra óptica; sin embargo, existen barrios alejados en las ciudades capitales que requieren internet satelital.

“Hay que tener bien claro el concepto. Un satélite es para el área rural, o sea en la ciudad no tiene nada que hacer, ya que en las urbes hay conexiones mejores. Las personas aficionadas a la tecnología de seguro tienen un servicio de fibra óptica, que es mucho más barato de implementar que un servicio por satélite, además que el primero tiene mucha mayor velocidad. Pero lamentablemente, incluso en muchos barrios de la ciudad, no se puede tener una conexión de esas y si alguien necesita internet, la única opción real, es la conexión por satélite”, destacó Zambrana.

La población del área rural y de zonas alejadas de las ciudades puede adquirir una antena y un equipo de transmisión para acceder a la televisión satelital. Existen canales nacionales e internacionales en la plancha de servicios de la ABE. Además, con ese mismo equipo se puede llegar a radioemisoras de diferentes puntos del país.

En la gestión del Movimiento Al Socialismo (MAS) se tenía planificado adquirir un segundo satélite para colocarlo en órbita. Esa idea se fue diluyendo y el Ministerio de Obras Públicas anunció que esa decisión le corresponde asumir al gobierno que sea elegido el 18 de octubre.