26 de septiembre de 2023, 3:55 AM
26 de septiembre de 2023, 3:55 AM

Evo Morales se ha postulado a la presidencia del Estado boliviano para las elecciones generales que se celebrarán en el año 2025. Era algo absolutamente previsible. El ex-presidente, mandamás venido a menos del ‘instrumento político’ y caudillo cocalero hizo el lanzamiento de su postulación a través de un anuncio realizado por redes sociales el último fin de semana. La suya es la primera candidatura en hacerse efectiva y queda por definirse quién será su acompañante de fórmula a la vicepresidencia.

Morales dijo haber tomado la decisión “obligado” por los ataques del gobierno de Luis Arce, quien fuera su ministro de Economía durante el prolongado mandato que cumplió entre 2006 y 2019. También denunció un plan desde la Casa Grande del Pueblo para “proscribir” al MAS-IPSP, defenestrarlo políticamente a él y hasta eliminarlo físicamente. “Hemos decidido aceptar los pedidos de la militancia y de nuestros hermanos y hermanas que asisten a las concentraciones (del MAS) en todo el país para ser candidato a la presidencia de nuestra querida Bolivia”, matizó en su mensaje.

Las reacciones no se han dejado esperar desde el oficialismo y la oposición. Incluida la fracturada ‘hermandad masista’, una corriente mayoritaria cuestiona la anticipada candidatura de Evo Morales. El presidente Arce que participaba en los actos conmemorativos de la gesta cívica cruceña no formuló opinión al respecto. Sí lo hizo el ministro de Economía, Marcelo Montenegro, quien atribuyó a la ‘desesperación’ y al ‘cálculo político’ el lanzamiento ‘prematuro’ de la postulación evista que, según él, tendría que resolverse en el congreso nacional del Movimiento al Socialismo previsto para los primeros días de octubre. Un evento de organización accidentada por la sorda pugna entre las facciones arcistas y evistas que incluso anuncian sedes distintas para su (des) encuentro en Lauca Ñ y en El Alto.

Entre los opositores, el senador de Creemos, Henry Montero vaticinó que “ningún masista va a ser gobierno en 2025. Ni Evo, ni Arce, ni Choquehuanca. Ninguno de ellos puede llegar (al gobierno)…nosotros queremos vivir en democracia y en libertad”, aunque dependerá de la unidad que logren las fuerzas contrarias al MAS, subrayó el parlamentario. Por su parte Luisa Nayar, diputada de Comunidad Ciudadana, considera que Morales “está desesperado”. Que las diferencias entre evistas y arcistas son muy fuertes y que el ex-presidente busca una nueva candidatura cuando fue incapaz de resolver los problemas estructurales del país. “Hay una búsqueda del poder por el poder y no así la búsqueda de soluciones reales para los ciudadanos de Bolivia”, manifestó Nayar.

De otro lado, el Consejo Nacional de Defensa de la Democracia (Conade), emitió un pronunciamiento contrario a la postulación de Morales. Lo hizo en el marco de principios establecidos en la Constitución Política del Estado. Cita el artículo 168 sobre el periodo presidencial de cinco años y la reelección por una sola vez en los cargos de presidente y vicepresidente de manera continua. El Conade considera que Morales está violando la Carta Magna porque fue reelecto dos veces consecutivamente y se ha postulado en cuatro oportunidades a la presidencia. Recuerda que el 21 de febrero de 2016 “el pueblo rechazó la modificación de la Constitución y le dijo No a la reelección indefinida en un referéndum constitucional que el mismo Evo Morales propuso que se realizara”.

No obstante que su ciclo político está en fase de agotamiento, que su liderazgo se ha desgastado tras su renuncia y huida de Bolivia por el escandaloso fraude electoral montado en 2019 y que su partido está resquebrajado por la división interna, un indomable ‘animal político’ como Morales se apresta a jugar sus últimas cartas. Su obsesión por el poder lo sigue encandilando y anticipadamente lo impulsa a buscarlo en 2025. Que no sea a cualquier precio. Incendiando el país, como insinúan los cocaleros de Chapare que aún rinden pleitesía al ‘jefazo’. La amenaza solapada contra la paz social y la tranquilidad de los bolivianos es inadmisible.

Tags