Escucha esta nota aquí

“Alguien sabe dónde consigo espacio en terapia intensiva ¡Urgente !, por favor”. Mensajes como estos nuevamente han comenzado a llenar las redes sociales y muestran la desesperación de la gente por conseguir una cama de terapia intensiva, porque no queda ningún espacio libre en todo el sistema de salud.

La seguridad social también siente el embate de la tercera ola con la saturación de las terapias.

Está todo lleno, los familiares de los pacientes vivimos una tensión e incertidumbre terrible”, expresaron familiares de un paciente que esperó dos días para conseguir una cama en la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) de la Caja Petrolera de Salud (CPS), tiempo en el que tuvieron que recorrer varias clínicas en busca de espacios. “Por suerte mientras buscábamos espacio en clínicas se abrió una cama en la CPS”, comentó uno de los familiares.

La situación es compleja, más aún con los datos epidemiológicos que muestran que el número de contagios se triplicó con relación al año pasado. Mientras en 2020 se registraban 178 casos por día, este año la cifra diaria alcanza a los 490 casos, así lo reflejan los datos presentados en la última reunión del Comité de Operaciones de Emergencias (COED), donde se determinó restringir los horarios de circulación como una de las medidas para contener el avance de la pandemia. Ayer se reportaron 798 nuevos casos.

El gerente de Epidemiología del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Carlos Hurtado, advirtió que estamos en un ascenso sostenido de casos que nos acerca al pico de la tercera ola, prevista para finales de este mes o inicios de junio. Según el epidemiólogo del Sedes, producto de la falta de responsabilidad de la gente, en las últimas semanas el virus se propagó de manera exponencial y esto se nota en el índice de positividad, el mismo que se duplicó en tan solo un mes, pasando del 12% a mediados de abril al 24% actualmente. 

Esto significa que hace un mes, de 100 personas que se sometían a pruebas de coronavirus 12 daban positivo; y ahora son 23 por cada 100.

La directora del hospital Japonés, Neysi Surriabre, dice que las terapias intensivas no dan abasto para cubrir la demanda porque los servicios están afectados por la falta de personal, ya que la promesa de renovación de los contratos no se concretó.

En el caso del Japonés, la atención ha sido concentrada en el Domo 1, tras el cierre del Domo 2 precisamente porque no se renovaron los 142 contratos que permitían atender 54 pacientes en los dos ambientes.

El Domo 1 permite asistir 20 pacientes y, pese a que cada día reciben entre ocho y diez solicitudes de otros hospitales para derivar pacientes, están imposibilitados de habilitar más espacios porque no hay personal para admitir más pacientes, ya que estos requieren asistencia permanente de especialistas. De los 20 pacientes, 17 están conectados a respiradores y tres reciben oxígeno de alto flujo. Todos tienen cuadros de neumonía grave y están en la fase crítica de la enfermedad.

Ante la demanda, seis pacientes también reciben asistencia en Emergencias a la espera de espacio en el Domo 1. “En estos momentos estamos imposibilitados de recibir pacientes por estos inconvenientes que le he descrito”, manifestó con preocupación la directora del Japonés.

Según los datos del Sedes, ayer había 146 pacientes en las Unidades de Terapia Intensiva de todo el sistema de salud, es decir, hay una ocupación del 100 por ciento de los espacios en el sistema de salud de Santa Cruz.

El secretario de Desarrollo Humano de la Gobernación, Fernando Pacheco, dijo que luego de un recorrido por las unidades de terapia intensiva el fin de semana, han visto que la gente que está intubada es joven.

“En los hospitales ya estamos saturados de pacientes, es por eso que estas medidas restrictivas van a apaciguar un poco esa ola de contagio que estamos teniendo en nuestra ciudad, donde los boliches, discotecas y bares están repletos y no tienen el más mínimo respeto por las medidas de bioseguridad”, expresó la autoridad sanitaria.

El drama por medicamentos

Además de las terapias, la población también sufre la falta de medicamentos para los pacientes con coronavirus. Es el caso de Natalia Moreno, quien a pesar de tener su propia farmacia tuvo que peregrinar para conseguir Tocilizumab, Midazolam, Atracurio, Fentanilo y Remdesivir para su abuela y su tío. “Perdí a mi abuela y a mi tío, ambos por Covid-19. Ni teniendo farmacia pude conseguir los medicamentos que necesitaban”, lamentó.

Moreno dice que los laboratorio están desabastecidos por la alta demanda, pero abunda la oferta en redes sociales con precios, incluso triplicados. “Por necesidad la gente acude a comprar los medicamentos, sin saber sus condiciones de almacenamiento que en este caso algunos requieren cadena de frío”, comenta.

Otra persona también se quejó por la especulación en los precios de los medicamentos, pues piden sumas “exorbitantes”, por lo que los familiares en los hospitales organizan grupos de wasaps para ayudarse en la búsqueda de los remedios.

En la búsqueda, comenta que la quisieron estafar, pues utilizaron la imagen de una farmacia en Tarija y pedían el depósito, pero gracias a un conocido no fue víctima de los estafadores.

De acuerdo con los testimonios solo una ampolla de Tocilizumab la ofertan hasta en Bs 17.000.

Otras regiones

En La Paz también se acrecienta el drama por las terapias llenas. En el Hospital de Clínicas ya no quedan espacios en las UTI de los dos ambientes y ayer había siete pacientes esperando ser admitidos en el principal centro de referencia de pacientes con coronavirus. “Tanto la UTI A, de seis camas; como la UTI B, de nueve camas, están llenas de pacientes con Covid-19 y tenemos siete pacientes en espera”, informó Priscila Villafuerte, intensivista de ese hospital.

La gente está desesperada, pero no hay camas disponibles”, agregó Villafuerte, al precisar que han notado que ahora los pacientes se agravan más rápido, posiblemente por la variante brasileña.

“Lo que hemos visto es que el compromiso pulmonar avanza muy rápido. Hay pacientes que el lunes de la semana pasada, en sus tomografías se veía que tenían un 25% de compromiso pulmonar y para el jueves ya estaban con 90%”, comentó la especialista.

katherine Suazo cuenta lo difícil que es encontrar un espacio libre en las UTI también en La Paz, pues ellos tardaron dos días para encontrar una cama para su padre afectado por el virus.

Cuenta que el martes de la semana pasada su padre estuvo dos días en Emergencias de un hospital de El Alto, esperando una UTI y, como no consiguieron, lo trasladaron a una clínica privada en la ciudad de La Paz, pero tuvieron que pagar por adelantado para que lo reciban. La familia ahora enfrenta otro viacrucis por conseguir Tocilizumab.

“Me pidieron dos ampollas y la gente las oferta a precios que no son correctos, están lucrando con la salud”, manifiesta.

Por otro lado, en Cochabamba la Alcaldía estuvo en ajetreos para garantizar la provisión de oxígeno para los pacientes con coronavirus que requieren de este soporte.

El secretario municipal de Salud de Cochabamba, Aníbal Cruz, indicó que ayer hicieron una carga de este gas medicinal a los tanques de los hospital del Sur y del Norte, pero cada vez es más difícil encontrar oxígeno debido a la alta demanda por el incremento de casos de pacientes con coronavirus.

La autoridad indicó que anteriormente, las UTI de esos hospitales utilizaban 1,5 tonelada de oxígeno, pero ahora la demanda se ha duplicado por el incremento de pacientes críticos de Covid-19.

Comentarios