Escucha esta nota aquí

Un golpe tras otro. El 2021 fue un viacrucis para la familia Barba Ripalda, porque el coronavirus penetró en su hogar dejando a su paso luto y deudas.

Hace una semana falleció Carmen Rosario Ripalda, una destacada bioquímica y farmacéutica que luchó contra el virus por más de dos meses, y los últimos 15 días estuvo intubada en la seguridad social.

Hace solo seis meses su pareja, el médico José Barba, perdió la batalla contra el virus, tras un largo periodo de hospitalización.

La pareja dejó huérfanos a los mellizos Fabricio y Mauricio, de 22 años, y a Camila, de 20 años. Sumado al dolor por la pérdida de sus padres tienen que enfrentar grandes deudas que no han tenido tiempo de contabilizar, pues a diario debían prestarse más de Bs 3.000 solo para cubrir los medicamentos.

“Mi padre falleció meses antes y ya teníamos deudas. Luego entró mi madre directo a ser intubada. Con mis hermanos somos estudiantes, no tenemos de dónde sacar recursos, por eso recurríamos a préstamos cada día a distintas personas, porque era mucho dinero”, cuenta Fabricio, quien aún no logra asimilar lo sucedido, pero debe sacar fuerzas para completar los trámites de defunción de su madre y ver la forma de sacar adelante a sus hermanos.





El Covid se llevó este año a esta pareja de profesionales de la salud


Un viacrucis

A sus 22 años y aún en la mitad de su carrera, Fabricio es ahora el que se hace cargo de la familia. Cuenta que su madre enfermó durante el pico de la tercera ola de coronavirus, por lo que no encontraron espacio de internación y tuvo que ser atendida en su vivienda por más de un mes, luego ingresó directo a ser intubada.

“Un médico venía a casa a revisarla y dejar las indicaciones y como nosotros estudiamos Medicina hacíamos el seguimiento a los sueros y medicamentos”, explica.

Fabricio señala que a diario gastaban como mínimo Bs 3.000 solo en sedantes, aunque a veces a estos se añadían otros medicamentos alcanzando a un valor de $us 100 diarios. Su madre estuvo en un hospital de la seguridad social donde se comprometieron a devolver los gastos de los medicamentos que no disponían en farmacia, pero denuncia que esto no ocurrió hasta el momento. “Muchas veces explicábamos que no teníamos para cubrir los remedios, pero nos decían que no tenían y que busquemos por nuestra cuenta porque después nos devolverían si presentábamos la factura”, remarca.

La colega de Carmen, Sandra Rocabado, la recuerda como una persona que “nunca dejó que algún cargo la aparte de los valores, era muy solidaria”. “Se perdió una gran amiga, madre y profesional”, lamentó.

En enero sufrieron otro golpe a causa del virus. Su padre, que era ginecólogo, enfermó de Covid-19. Trabajaba en la maternidad Percy Boland y se mantuvo en primera línea durante la pandemia, por lo que creen que allí contrajo el virus.

Recuerdan que el 15 de enero dio positivo, estuvo dos semanas internado y 12 días intubado. “Todos los días que estuvo intubado tuvimos que comprar medicamentos y (en el seguro) dicen que luego reponen los gastos, pero para ello hay que presentar factura, y lamentablemente en las farmacias no había, lo que nos obligaba a buscar en el mercado negro”.

Con deudas

A las deudas por medicamentos se suma que los tres jóvenes se vieron obligados a congelar sus carreras, por falta de recursos. La mayor preocupación es por Camila, que estudia en una universidad privada y no saben cómo cubrirán las mensualidades.

A raíz del drama que está viviendo esta familia, muchos amigos y familiares se solidarizaron y organizaron rifas y kermeses para recaudar fondos. Sin embargo, eso no ha sido suficiente, por lo que piden ayuda para cubrir las deudas. Para apoyar llamar al 700-92960.


Comentarios