Escucha esta nota aquí

La tercera edición saudita del Dakar, que se inició ayer en Yedá, echa raíces en el reino del Golfo, con un recorrido ligeramente modificado, e importantes competidores en autos y en motos.

Del 1 al 14 de enero de 2022, 1.065 participantes se enfrentan en el desierto de la península Arábiga, a bordo de 578 vehículos, en los 8.375 km previstos en el programa de este 44º Dakar. Los defensores del título, los franceses Stéphane Peterhansel (auto/Audi) y el argentino Kevin Benavides (moto/KTM), estuvieron en la salida, pero el primero, que se lanza con un auto híbrido, tiene pocas posibilidades de inscribir por decimoquinta vez su nombre en el palmarés.

El Rally comienza con un prólogo de calificación que parte de Yedá, una ciudad portuaria del centro-oeste, que albergará también el final de la prueba tras doce etapas. Los pilotos se dirigirán después hacia el sur para encadenar recorridos alrededor de la capital Riad, y después Bisha (sudoeste).

Tres vehículos híbridos Audi tomarán por primera vez parte en la batalla. Dos de estos buggys, cuyas baterías son recargadas por un motor térmico durante la carrera, fueron confiados a pilotos con experiencia: Stéphane Peterhansel, poseedor del récord de victorias en la prueba (14 triunfos, seis de ellos en motos), y el español Carlos Sainz, triple vencedor en autos, en 2010, 2018 y 2020.

Otros grandes conocedores de las dunas, como el sudafricano Giniel de Villiers (vencedor en 2009/Toyota), el catarí Nasser Al-Attiyah o el español Nani Roma, aspiran a hacerse con el trofeo en autos.

En motos, la ausencia de Marc Coma y el paso de Cyril Despres a autos han dejado lugar a una lucha encarnizada desde 2015, con Toby Price, Sam Sunderland, Matthias Walkner, Ricky Brabec y Kevin Benavides, que estuvieron en la salida.

Sesenta mujeres tomaron la salida este año, con tres equipos enteramente femeninos y dos sauditas.

Comentarios