4 de abril de 2023, 4:00 AM
4 de abril de 2023, 4:00 AM


Desde Trinidad hasta Magdalena, capital de la provincia Iténez en Beni, hay 294 km. Los recorrí el viernes 31 de marzo para presentar la segunda edición de mi libro Un cafetal del tamaño de Bolivia.

La elección de Magdalena para continuar la presentación itinerante del libro tenía dos razones objetivas.

La primera, era honrar una invitación que se había alargado demasiado en el tiempo, a la tierra del Coronel Carmelo Cuéllar Jiménez, y que me había realizado el hijo del héroe/mito, mi compañero de trabajo y correrías en el Cepad, Ruddy Cuéllar Rivero. En Magdalena me correspondió reforzar la información sobre el Ciudadano y Héroe Nacional de la Guerra del Chaco, comprobando el nivel de respeto que existe hacia él en todos los lugares en los que se pronunció su nombre.

Por mis investigaciones de los municipios, ciudades intermedias, estado del desarrollo y población, conocía la información suficiente de la provincia Iténez y sus otros dos municipios, Baures y Huacaraje. La famosa producción de chocolate en Baures, uno de los más reputados por su calidad y sabor a nivel internacional y que tiene su base de producción en el territorio del municipio, había sido puesta en valor por Marcela Baldivieso, gerente de Chocolate Baure, en el XI Encuentro Internacional de Ciudades Intermedias desarrollado el 27 de abril de 2022 en Santa Cruz de la Sierra. Mi acercamiento a Magdalena tenía además una inclinación misional por la publicación de La Nación de los Indios Chiquitos, en la que se pone en valor las Fiestas de Las Parcialidades, como era llamada la festividad que representaba, en danzas, todos los oficios que se practicaban en las misiones de Moxos y de lo que hoy es la provincia.

La segunda motivación era la reiterada invitación, también, del productor de café fincado en la zona, Paul Bruckner Barba, que había aparecido sorpresivamente en el escenario cuando se fue difundiendo la investigación. Era una persona que, a través de las redes sociales, dejaba en evidencia una experiencia en producción, con importantes manifestaciones de empoderamiento al contar con una historia de más de 40 años de continuidad familiar, con 3 variedades identificadas y una cuarta en estudio, información que agitaba mi curiosidad de manera entusiasta como lo eran las comunicaciones públicas y privadas que realizaba incansable. De la misma manera como Teófilo Sullca me había motivado llegar hasta El Limal, en Emborozú, Tarija, el reto estaba planteado para realizar la verificación in situ, de la experiencia y el espíritu de un orgulloso caficultor disperso, esta vez, en las sabanas benianas.

La invitación oficial del alcalde municipal Donny Chávez cerró el círculo para que se organizara el programa, completando una agenda riquísima de reuniones y visitas en el territorio que predispuso la fiesta que todos esperábamos ocurriera, como efectivamente fue; se matizó con visitas a Orobayaya para participar de una actividad cívica en honor del Coronel Cuéllar Jiménez en la unidad educativa que lleva su nombre; a la comunidad de Bella Vista con navegación en el río San Martín que se suma al Río Blanco, que viene desde Urubichá, en Guarayos. Sorpresa agradable fue presenciar un peculiar ensayo de la Danza de El Judas, propia del lugar y de las celebraciones de Semana Santa, que necesita una explicación más detallada de la que recibí. Un personaje, El Judas, está autorizado a flagelar con la intensidad que considere pertinente a quien él decida, sin posibilidad de resistencia ni rechazo alguno; las marcas en todas las partes del cuerpo son la evidencia festiva de haber participado de la ocurrencia… todo, generosamente rociado con una sabrosa bebida espirituosa fermentada de toronja llamado chaponato, otras refrescantes como el copuazú, y comidas como el camba muerto y la lista provocadora de pescados frescos de todas las especies y cocinados de los modos más creativos.

Ha quedado una lista larga de actividades pendientes que tendrán continuidad formal en la visita concertada en julio, para la fiesta del municipio y algunas iniciativas con el alcalde para reforzar la calidad de Ciudad Intermedia que debe lograr Magdalena para aprovechar sus potencialidades turísticas; el municipio tiene un proyecto integral de plantaciones que, sobre la base de unidades productivas, incorpora el chocolate y el café, y merece ser apoyado; a todas esas iniciativas, estamos cerrando en sus contenidos operativos, la constitución de una primera pascana turística y productiva en el emprendimiento urbanístico El Paquió, de Paul Bruckner, que está listo para empezar a funcionar en su componente de producción y degustación de café. Es una buena noticia que muy pronto el departamento de Beni podrá compartir a Bolivia un café de origen con sabor superior y de tostado artesanal.

Probablemente, el dato más disruptivo de la visita fue el viaje que duró 14:30 horas (catorce horas y media) por efectos de las lluvias... Estos parajes de ensueño, donde viven la historia y la esperanza, necesitan justicia para mantener desarrollo, todo el año. Resulta difícil aceptar las razones que se escuchan por las cuales una de las provincias potencialmente más productivas y atractivas de Bolivia, con los municipios que la integran, y los actores productivos de la zona, sólo existen cuando no llueve.

Tags