Escucha esta nota aquí

El embajador de Argentina en Bolivia, Ariel Basteiro, fue denunciado ayer por la intromisión en la política interna del país y por violar la Convención de Viena, después de que se incorporara a la marcha que lidera el expresidente y jefe nacional del MAS, Evo Morales, desde Caracollo a La Paz.

Evo no está solo, Lucho (Arce)no está solo, Bolivia no está sola. Estamos los países de Latinoamérica para acompañar y para seguir bregando por la patria grande.Hace un año atrás, cuando Evo estaba en Buenos Aires, nos veíamos seguido y organizábamos la posibilidad de recuperar la democracia en Bolivia, esa democracia se recuperó en gran parte por todos ustedes”, arengó Basteiro.

El embajador argentino estuvo al lado de Evo Morales, quien encabeza la marcha que anoche arribó al municipio paceño de Patacamaya. Basteiro consideró que es “bueno salir a las calles, ganar en las calles”. Aseguró que el domingo y lunes acompañará la movilización a su arribo a la ciudad de La Paz.

La presencia del diplomático argentino fue saludada por el líder del MAS. “El embajador de Argentina en Bolivia, compañero Ariel Basteiro, nos da encuentro en la marcha por la patria para expresar su apoyo a las y los hermanos que recorremos pacíficamente el camino para fortalecer a nuestro gobierno” tuiteó Morales.

La presencia del embajador de Argentina en un acto político interno fue cuestionada por el expresidente Jorge Quiroga. “Embajador chavista de @alferdez viola el artículo 41 de la Convención de Viena. Confiesa injerencia pasada en Bolivia y la repite. Se entromete en política de Perú y Brasil. ¿Ortega? Ah, Fernández calla para no cometer injerencia”, escribió Quiroga en su cuenta de Twitter.

Por la noche, las bancadas opositoras de Creemos y de Comunidad Ciudadana en la Asamblea Legislativa Plurinacional emitieron un comunicado conjunto en el que rechazan y deploran “la inaceptable intromisión del embajador argentino en Bolivia, quien participa de una marcha política del MAS y reveló que no es la primera vez que es parte de las decisiones de ese partido político.

Los legisladores mencionan, en el comunicado, que “todas las acciones y declaraciones de Basteiro constituyen una intromisión inaceptable en los asuntos internos de Bolivia vulnerando el tratado de la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas.

Desde el oficialismo, el diputado Juanito Angulo negó que la actitud de Basteiro se constituya en injerencia política, a pesar de que participa de una marcha partidaria en respaldo al presidente Luis Arce. “Estamos hablando de asuntos de los pueblos, asuntos de un Estado, de los pueblos indígenas originarios”, afirmó Angulo.

El diputado del MAS se refirió a los pueblos indígenas, a pesar de que originarios de tierras bajas marcharon por más de 35 días desde Trinidad a Santa Cruz de la Sierra para exigir respeto a sus tierras y territorio. Los marchistas se encuentran desde hace casi dos meses en la capital cruceña a la espera de un encuentro con el presidente Luis Arce o con un representante designado por el jefe de Estado.

La diputada Khaline Moreno, de Creemos, anunció que realizará una representación al respecto, puesto que el diplomático participó en una marcha de claro corte político en la cual Evo Morales manifestó que La Paz “va a reventar” cuando llegue la movilización.

Como antecedente Rafael Bielsa, embajador argentino en Chile, generó un conflicto diplomático luego de hablar del proceso electoral que se desarrolla en ese país. La Cancillería chilena se quejó mediante un comunicado. El lunes, Bielsa se refirió al candidato presidencial José Antonio Kast como “anti argentino” y “xenófobo”.

Comentarios