Escucha esta nota aquí

Para prevenir una eventual irrupción del coronavirus y de casos que se compliquen, el ministro de Salud, Aníbal Cruz, anunció la compra de 300 unidades de terapia intensiva que incluyen respiradores, el instrumento más requerido en estos casos.

Actualmente, centros médicos públicos y privados no superan en 50 el número de unidades de terapia intensiva en todo el país. El ministro Cruz manifestó, además, que se encuentran colapsadas y resaltó que es un problema que dejó la gestión del expresidente Evo Morales.

Ante ese problema, resaltó las rápidas gestiones realizadas por la presidenta Jeanine Áñez, a través del decreto de emergencia epidemiológica, para buscar solución.

“La ayuda internacional y su colaboración han hecho posible de que solicitemos 300 unidades de terapia intensiva para que las tengamos instaladas a la brevedad posible”, aseveró. Manifestó que este equipamiento se distribuirá según la población por departamento. Sin embargo, otras fuentes del Gobierno admitieron que la demanda de estos equipos es muy alta, y en el mercado internacional hay muy poca disposición.

“Las unidades llegarían en el plazo de una semana”, aseguró la autoridad, “el país cuenta con unidades de terapia intensiva, nosotros realizamos este pedido de una forma preventiva”, acotó.

Protesta

Los directores del Complejo Hospitalario de Miraflores emitieron ayer un comunicado en el que expresan la preocupación y enojo de los médicos y personal sanitario por la carencia de insumos, falta de coordinación con el Gobierno, y falta de preparación para enfrentar a la pandemia del coronavirus, reportó Erbol.

“Estamos indefensos”, lamentaron a través del comunicado leído por el doctor Édgar Pozo, director del Instituto Nacional del Tórax.

Manifestaron que debe haber sinceridad para reconocer que el personal de salud no está preparado para entrenar a esa enfermedad. Expresaron su “profunda preocupación”, porque consideran mínimas y penosamente insuficientes las condiciones con que cuentan para proteger a la población. “Vemos azorados que se diga que Bolivia está preparada para el coronavirus. Esto no es exactamente la verdad”, reprocharon al Gobierno.

Como ejemplo, mencionaron en su comunicado que, desde hace dos meses, la unidad de terapia intensiva del Hospital de Clínicas no puede funcionar y está cerrada por falta de recursos humanos calificados.

Comentarios