Escucha esta nota aquí


La crisis que afecta a la Policía preocupa al Gobierno, pero las propuestas de cambio, ajustes o una eventual reforma aún no toman cuerpo. Eso sí, la bancada del MAS apunta al comandante general de la Policía, el general Jhonny Aguillera, quien ya presentó un informe en el Legislativo, pero no logró adhesiones. Es más, legisladores oficialistas elevaron el tono respecto a su destitución. 

Por su lado, el presidente Luis Arce aún no se pronunció con relación a esta crisis. Su portavoz, Jorge Richter, señaló a los periodistas que el mandatario está “indignado” y consideró la necesidad de una reforma. De hecho, en una entrevista con Influyentes de El DEBER-Radio, Richter señaló, la semana pasada, que el país enfrenta un problema institucional y que se debe desarrollar un “diagnóstico real”, sobre el estado de situación que afecta a la Policía.

En menos de un mes, dos escándalos afectaron a la Policía. Primero, varios policías fueron acusados de evitar un operativo antidroga en el trópico de Cochabamba y fue el propio jefe del MAS, Evo Morales, quien presentó el caso denominado “narco-audios”, pero en el contexto de una campaña que lidera en favor de la imagen de la región cocalera.

Poco después, altos jefes policiales fueron implicados en un caso de robo de vehículos en Chile. El exjefe de la Policía Fronteriza de Uyuni, coronel Raúl Cabezas, fue enviado al penal de Palmasola, pues uno de estos motorizados robados estaba en su domicilio.

El general Aguilera ratificó ayer la necesidad de endurecer la ley 101 de Régimen Disciplinario de la Policía con la idea de suspender por un año a los efectivos que estén en posesión de un vehículo robado, sin perjuicio que sean procesados por la vía penal.

“Estamos con otras tareas en este momento y algunas responsabilidades son de competencia de los ministerios”, afirmó el senador Leonardo Loza (MAS) y aseguró que la Policía debe someterse a “una limpieza total y en todo sentido”. Al igual que Arce, el legislador aseguró que la institución enfrenta una situación “muy preocupante por hechos de corrupción” que la están dañando.

El jefe de bancada del MAS en la Cámara de Diputados, Gualberto Arispe, pidió al presidente Arce “que se ponga los pantalones” y asuma acciones que incluyan el cambio del alto mando policial.

El coronel Rolando Fernández, excomandante de la Policía de Santa Cruz, consideró urgente “un diagnóstico técnico” para proyectar a una institución que esté más cerca del ciudadano y menos politizada. “Estamos bajo el modelo político-legal que ya está agotado”, afirmó y sugirió que la Policía sea “desconcentrada”.

Comentarios