4 de noviembre de 2022, 4:00 AM
4 de noviembre de 2022, 4:00 AM


Desde que se inició la controversia sobre la fecha del Censo de Población y Vivienda, tanto el Gobierno como los medios de comunicación de otras ciudades han tendido a focalizar el conflicto en la persona del gobernador Luis F. Camacho o aludiendo siempre a “los cívicos”. Esta limitada percepción, podría obedecer al desconocimiento de que la Universidad Gabriel René Moreno, ya desde principios de este año, expresó su preocupación por el Censo. En efecto, una nota del 16 de marzo de 2022 extraída del portal de la Uagrm, evidencia tal hecho.

“La inasistencia de la ministra de Planificación del Desarrollo y del director del Instituto Nacional de Estadística (INE) a la convocatoria de la Comisión Interinstitucional en defensa del Censo de Población y Vivienda (…) fue calificada como un desaire a Santa Cruz (…) Vicente Cuéllar, rector de la Uagrm (anunció que) …Con el objetivo de democratizar y trasparentar el proceso censal se conformó (…) una comisión técnica a la cabeza del Observatorio Político Nacional (OPN) de la Uagrm que realizará el seguimiento a las actividades programadas del CENSO, para garantizar su realización dentro de los plazos y requerimientos técnicos establecidos. (https://www.uagrm.edu.bo/noticias/-------------2022316)

El 14 de julio pasado, el Gobierno, amparado en la Comisión Nacional de Autonomías, decidió postergar el censo. Al día siguiente, la Uagrm anunció que “las instituciones y autoridades departamentales y municipales que participaron de la Cumbre encabezada por la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (Uagrm), asumieron el compromiso de agotar las medidas necesarias para que el Gobierno abrogue el Decreto Supremo 4760 que posterga el padrón hasta 2024 y se garantice un proceso censal ‘transparente y oportuno’ lo antes posible”.

Queda así claro el liderazgo de la Uagrm que, encabezada por sus autoridades elegidas en septiembre de 2021, convocó y protagonizó movilizaciones democráticas demandando conocer el avance de las actividades que conducirían al Censo. Bajo su conducción se realizaron las marchas del 30 de marzo y el 25 de abril y los paros del 25 de julio y del 8 y 9 de agosto, a los cuales siguió la reunión del 15 de agosto entre el Gobierno y la comisión técnica del Comité Interinstitucional, a la que asistieron el gobernador Camacho y el rector Vicente Cuéllar, actuando este último como el representante de la institucionalidad cruceña. En esta reunión, fue evidente el talante más sereno y dialogante del rector, que permaneció en la sala a pesar de la torpe respuesta que la ministra María Nela Prada dio a la propuesta presentada por Santa Cruz y se retiró solo después de reafirmar la validez de la propuesta técnica del Comité y expresar su voluntad de diálogo.

Durante la organización del Cabildo del 30 de septiembre, del que debían surgir mandatos para continuar la defensa de los intereses de la región y el país, seguramente fue difícil articular una propuesta de consenso y las diferencias de tono fueron evidentes entre sus dos principales oradores, el rector de la Uagrm y el presidente del Comité pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, que representan tendencias que laten también entre las organizaciones de base. El estilo confrontador del gobernador, se ha acentuado durante el paro y ha sido correspondido con declaraciones altisonantes de voceros gubernamentales que lo señalan como el enemigo a vencer, desconociendo que, según una reciente encuesta realizada por Erbol, la decisión de ir al paro fue apoyada por el 68% de la población cruceña y, consecuentemente, no podrá ser doblegada mediante métodos violentos que se justificarían por la necesidad de detener la supuesta “arremetida de la derecha fascista y discriminadora”.

Estas diferencias quedaron marcadas a lo largo del conflicto, con expresiones poco respetuosas de las diferencias de opinión, cuyo blanco más frecuente fue el alcalde Jhonny Fernández, pero que en los últimos días también alcanzaron al rector Vicente Cuéllar.
Frente a las pulsiones radicales que dificultan una salida que no sea por el desastre, ha hecho bien el rector en convocar a los universitarios a la marcha que se realizó este lunes 31 de octubre en la que, en su condición de presidente del Comité Interinstitucional de Santa Cruz, sin dejar de rechazar el traslado de gente a Santa Cruz con el objetivo de generar enfrentamientos, llamó a mantener la calma y a no caer en provocaciones violentas; expresó que es urgente el diálogo para frenar los ataques al pueblo cruceño y convocó al presidente Luis Arce a pacificar el país y evitar los enfrentamientos fratricidas.

Al cumplirse 13 días de paro, está claro que más allá de la fecha del Censo, lo que está en juego es la preservación del resiliente tejido social cruceño que, hoy por hoy, representa el más importante muro de contención a los avances de un gobierno que, “a paso de parada”, viene desplegando una estrategia orientada a eliminar cualquier posibilidad de disidencia en el país. Para ello, es fundamental que la conducción del Comité Interinstitucional esté a cargo del rector de la Uagrm, institución que, por su propia naturaleza, tiene mayor capacidad para encauzar las distintas corrientes que alimentan la movilización en curso.

Tags