Escucha esta nota aquí

El Movimiento Al Socialismo (MAS), que controla las decisiones políticas y sociales en municipios del trópico de Cochabamba, presentó sus descargos sobre denuncias de acoso y violencia política planteadas por candidatas opositoras de esa región. El partido gobernante también salió al frente para asegurar que no hay carteles de la droga que estén operando en la zona y dejó en manos de la justicia la investigación del asesinato de mujeres que se desveló en el Chapare.

El presidente del Senado, Andrónico Rodríguez, aseguró que “escapa de las manos” de su partido la posibilidad de evitar acciones violentas contra opositores y negó que el MAS haya urdido esos ataques durante la época de campaña. “Eso genera una mala imagen para el trópico de Cochabamba; sin embargo, escapa de nuestras manos el hecho de que se generen este tipo de actos de violencia o acoso contra otros candidatos que no son del MAS. Desconocemos. No son actos que se han decidido en una reunión de sindicato”, remarcó Rodríguez.

Consultado por las mujeres desaparecidas y asesinadas, opinó que pueden ser casos “más pasionales” que vinculan a un sospechoso, pero señaló la necesidad de hacer ajustes en la Ley 348 para Garantizar a las Mujeres una Vida Libre de Violencia y en otras normas en el Legislativo.

“Esto sucedió de manera gradual, pero nos preocupa, es muy lamentable. Este joven de unos 28 años es el que había cometido este hecho. Sin embargo, él no tiene ninguna relación con el narcotráfico y si es que lo tiene la Policía tiene que dar a conocer esto. Es un tema más pasional, según tenemos entendido que debe investigarse. Esto va a modificar la Ley 348”, afirmó la autoridad.

Más temprano, la senadora Andrea Barrientos de la opositora Comunidad Ciudadana (CC), pidió a las autoridades ejercer una mayor presencia del Estado en el trópico de Cochabamba para identificar la presencia de carteles de la droga, “organizaciones peligrosas que trafican con personas y especialmente con mujeres”.

La Policía halló, luego de varios operativos, los restos de cuatro mujeres que estaban reportadas como desaparecidas y que cuyos cuerpos aparecieron enterrados en la zona Tres Arroyos, del municipio de Villa Tunari de la provincia Chapare. El autor confeso de estos crímenes está detenido.

Pero, en la región del trópico de Cochabamba existen lenocinios clandestinos donde pueden estar operando estos carteles. Allí se trafican con mujeres y no queremos que esa zona de país se convierta como Ciudad Juárez, donde los carteles mexicanos hicieron desaparecer mujeres”, remarcó tras demandar una investigación mayor sobre este hecho.

Ante esas declaraciones, el senador Leonardo Loza (MAS) reaccionó. Afirmó que él vive desde hace unos 30 años en el trópico y no tuvo indicio alguno de carteles internacionales. Afirmó que en la zona existe control de las fuerzas del Estado. En esa misma línea, el presidente del Senado subrayó que la zona está permanentemente vigilada por las fuerzas antidroga. “Siempre han hablado de carteles, pero nunca han confirmado nada”, afirmó.

Durante la reciente campaña electoral con miras a las elecciones de este domingo, dos mujeres —candidatas a las alcaldías de Entre Ríos y Puerto Villarroel— sufrieron agresiones por parte de sus adversarios y señalaron a militantes del MAS como responsables de esas acciones. La Defensoría del Pueblo documentó estas quejas y pidió a las autoridades competentes y al Tribunal Supremo Electoral (TSE) asumir acciones en el marco de la normativa vigente para frenar el acoso político.

La candidata a alcaldesa de Entre Ríos por el Movimiento Tercer Sistema (MTS), Julia Calle, se declaró en la clandestinidad porque el pasado domingo, cuando pretendía realizar el cierre de campaña, fue atacada por personas que la acusaron de “derechista”.

Juana Rojas y Nelly Tito, del Partido de Acción Boliviano (PAN-Bol), también reportaron amenazas. La jefa de este partido, Ruth Nina, responsabilizó a militantes del oficialista MAS por esas acciones violentas y defendió el derecho de las mujeres a competir en las elecciones.

Comentarios