Escucha esta nota aquí


Las pugnas al interior del MAS pasaron de las agresiones verbales a la violencia física. Una persona murió ayer a consecuencia de las heridas que recibió el domingo durante un enfrentamiento entre comunarios en el municipio Tinguipaya, en Potosí. Es la segunda víctima fatal de la confrontación que se produjo ese domingo después de la participación del vicepresidente David Choquehuanca en la inauguración de una escuela de líderes.

El mismo día de la pelea campal en Tinguipaya, en Chayanta, el gobernador de Potosí, Jhonny Mamani, que es cercano a Evo Morales, participaba de los festejos por los 450 años de la fundación de ese municipio potosino.

A pesar de que desde el oficialismo se manejan tres versiones del conflicto que dejó dos muertos; el Ayllu Qollana Inairi, territorio aludido por causar la pelea, confirmó que el motivo fue político y que habría molestado la presencia del vicepresidente.

“Sí, así estamos, algunos apoyan a Evo y otros a Choquehuanca. Evidentemente estamos divididos hace tiempo, hace seis o siete años. Estamos con Evo Morales, no estamos con los actuales (jefes de Estado)”, relató a EL DEBER el curaca mayor del Ayllu Qollana Inairi, Reymundo Flores.

El gobernador de Potosí, Jhonny Mamani, no estuvo con Choquehuanca sino que asistió a los festejos por los 450 años de fundación del municipio Chayanta.

En la ocasión, la autoridad comprometió obras viales, de infraestructura deportiva y de alcantarillado, además de computadoras portátiles para cada estudiante.

Según el curaca del Ayllu Canaza, Marcelino Mamani, las disputas entre sindicatos de Tinguipaya empezaron desde que Morales designó “a dedo” al gobernador potosino, como candidato en 2020 dejando de lado la decisión de las organizaciones sociales que eligieron a Edilberto Chambi.

Los comunarios continúan molestos con la gestión de Mamani por la compra supuestamente irregular de 41 ambulancias.

De acuerdo a un comunicado oficial de la alcaldía de Tinguipaya, el problema surgió a causa de “riñas personales y problemas internos” de las comunidades Quyucancha y Franz Tamayo de dicho ayllu. Negaron que la pelea se deba a la visita de Choquehuanca y que tenga tintes políticos.

Por su lado, la Policía afirma que la riña fue por el consumo “excesivo” de bebidas alcohólicas, mientras y el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, lo atribuye a un conflicto de límites.

En un video publicado por el portal “El federal”, se muestran dos bandos que se enfrentaron con piedras, palos y hondas en proximidades de un puente donde estaban parqueados decenas de vehículos que llegaron al acto. 

De este hecho resultaron dos fallecidos: Félix Díaz Colque, de 49 años, y Gregorio Cruz Mamani, de 35. Hay otros 10 heridos.
Al momento no existe ningún detenido y se considera “delicada” la investigación que encabeza la Fiscalía. Del Castillo aseguró que no será necesaria una intervención policial ya que hay “tranquilidad” en la zona.

Por su parte, el secretario ejecutivo de la Federación Sindical de Trabajadores Quechuas de Potosí, Mario Mamani, responsabilizó del enfrentamiento al director del Servicio Nacional de Registro y Comercialización (Senarecom), Mauricio Mamani, y al alcalde de Tinguipaya, Marcial Yucra.
“No le podemos echar la culpa a nuestro hermano David Choquehuanca, él tiene derecho a llegar. Le voy a ser sincero, el director de Senarecom que ha llegado con el viceministro, ellos son los culpables y también el alcalde de Tinguipaya”, aseveró el dirigente.

Muertos en gestión de Arce
A la fecha suman siete fallecidos potosinos en conflictos desde la llegada de Luis Arce a la presidencia. La primera muerte, de un joven de 22 años, se registró en 2021 durante la jornada de paro marcada por la violencia y el enfrentamiento entre sectores que rechazaban la Ley 1386 y campesinos afines al MAS.

Este año, en menos de una semana hubo seis fallecidos. El 9 de mayo cuatro estudiantes de la Universidad Tomás Frías perecieron a causa de una avalancha provocada por la detonación de una granada de gas. Dos de los detenidos tienen vínculos con el MAS. Las dos muertes en Tinguipaya, el 15 de mayo, también son atribuidos a conflictos del MAS.

Legisladores oficialistas llamaron al diálogo ante las diferencias ideológicas y condenaron la violencia ocurrida el fin de semana.

Comentarios