Escucha esta nota aquí

Por: Chino Tapia

El ráquet saca la cara por Bolivia. Los éxitos alcanzados en torneos internacionales respaldan esta afirmación. Es el deporte amateur que más alegrías depararon a los bolivianos en la última década.

En Bolivia existe talento para esta disciplina. Sin ser un deporte masivo, el ráquet tiene un buen número de deportistas que decidieron practicarlo.

Existe muy poco respaldo para competir en el ámbito internacional, sin embargo muchos de ellos continúan representando al país.

Sorprendieron algunos hace no pocos años, cuando anunciaron que se marchaban del país porque no podían continuar compitiendo en las mejores condiciones debido a la falta de recursos económicos propios y la casi absoluta carencia de apoyo por parte de las instituciones del Estado y la empresa privada.

“Después de no recibir respaldo acá, el año 2019 ya había decidido aceptar la propuesta de otro país para ir a representarlo. Sin embargo, después comencé a recibir apoyo de amigos, del Viceministerio de Deportes y ahora de la Boliviana Ciacruz. Hoy mi decisión es seguir adelante con o sin apoyo porque amo este deporte”, comenta Angélica Barrios

En su momento se vio muy raro y no faltaron quienes lo cuestionaron, otros países recurrieron a raquetbolistas bolivianos para ser representados en torneos internacionales, después de sus logros fuera del país.

Siempre toqué puertas en Bolivia para que me apoyaran y siempre las cerraron”, contundente expresión de Camila Rivero, una cochabambina que fue campeona nacional a sus 16 años pero que después tomó la decisión de aceptar un ofrecimiento de Colombia. Ese país le dio todo lo que no recibió en Bolivia, asistencia psicológica, fisioterapeuta, pasajes, viáticos y otros beneficios.

Que un deportista boliviano vaya a representar a otro país en lugar de hacerlo por el nuestro, no era común. La fuga de talentos en esta disciplina comenzó a ser una realidad, aunque no todos aceptaron las propuestas que llegaron de afuera.

Hace 6 años me ofrecieron que vaya a jugar y representar a Colombia. Hoy tengo 29 años y con esta madurez como persona tengo claro qué hacer y saber que el raquetbol es como cualquier trabajo, así lo tomo. Me tengo que sacar la mugre en horas y horas de trabajo porque debo asistir a unos 12 torneos cada año para mantenerme en la élite mundial”, sostiene a su turno Carlos Keller.

La falta de apoyo en el ámbito nacional los obligó a aceptar representar a otros países. Cansados de “peregrinar” ante las autoridades de los diferentes niveles del Estado en busca de ayuda para financiar entrenamientos, pasajes y estadía en esas competiciones internacionales, decidieron defender otra bandera.

Actualmente se encuentran fuera de Bolivia, representando a otros países, Mario Mercado (a Colombia), Natalia Méndez (a Argentina), María José Vargas (a Argentina), Brenda Laime (a Colombia), Adriana Riveros (a Colombia), Massiel Rivera (a Estados Unidos), Valeria Centellas (a Argentina), Diego García (a Argentina) y Camila Rivero (a Colombia).

Hay tantos raquetbolistas bolivianos en el exterior, como futbolistas profesionales en equipos extranjeros.

La talla internacional de los raquetbolistas bolivianos está demostrada, lo certifican los éxitos obtenidos por nuestros deportistas en muchos países, allí donde hay un torneo de importancia, allí están los bolivianos ganando trofeos y medallas, despertando elogios de propios y extraños.

La muestra indiscutible de la calidad de los bolivianos la dieron hace poco Angélica Barrios, Conrrado Moscoso, Carlos y Roland Keller, y Micaela Meneses, durante el Torneo Mundial de Raquet en Denver, Colorado (EEUU), donde Angélica Barrios y Micaela Meneses obtuvieron medallas de oro.

Además, Conrrado Moscoso consiguió presea de plata en la categoría Open y Carlos Keller trajo el bronce en la misma categoría y medalla de plata en dobles varones. Moscoso es el boliviano mejor ubicado en el ranking mundial, ocupa el sexto puesto.

Todo ellos siguen representando a Bolivia no porque el Estado los ayude, lo hacen gracias al apoyo privado, y de los recursos propios de los familiares de los deportistas. Angélica, Micaela, Moscoso y los Keller forman parte del Team LBC (La Boliviana Ciacruz), un equipo de élite a quienes esta compañía aseguradora les brinda apoyo constantemente para que alcancen éxitos a nivel nacional e internacional.

En un país en el que el deporte es una especie de patio trasero, el raquetbol es un verdadero lujo, exporta campeones y trae alegrías.



Comentarios