Los papás firman un consentimiento para que sus hijos asistan a las clases presenciales. Las autoridades insisten en que las distritales deben dar el visto bueno para el cambio de modalidad. En Santa Cruz el 60% acude a las aulas

14 de febrero de 2022, 4:00 AM
14 de febrero de 2022, 4:00 AM


Los guardapolvos blancos y uniformes escolares volvieron a verse en las calles de la capital cruceña porque varias unidades educativas decidieron anticipar el retorno a las aulas con el respaldo de los padres de familia.

Hay establecimientos educativos que retomaron las clases presenciales y otros que están aplicando la semipresencialidad, mientras las autoridades insisten en que el cambio de modalidad debe ser autorizado por las direcciones distritales de educación.
Uno de los establecimientos que adelantó la vuelta a las aulas es Porvenir, ubicado por la avenida Piraí, donde desde esta semana los estudiantes de inicial y primaria están asistiendo a clases. 

María Lourdes Padilla, una madre de familia, señaló que para asumir esta medida realizaron una reunión con los maestros, en la que analizaron los riesgos y beneficios, y la mayoría de los padres respaldó la decisión de enviarlos a clases. Los niños, cuyos padres no apoyan la determinación, pueden seguir la virtualidad y para ello los profesores deben planificar sus clases para ambas modalidades.

“Se está volviendo a aulas a pedido de los padres, al comienzo el director y los maestros no querían, pero accedieron”, dijo esta madre de familia.

El retorno a las aulas implica el compromiso de cumplir con las medidas de bioseguridad, por lo que los estudiantes acuden obligatoriamente con barbijo y deben llevar su alcohol al 70%.
El director de esta unidad educativa, Guillermo Valencia, informó que están aplicando una modalidad híbrida, pues los estudiantes asisten una vez a la semana, esto porque se dividió cada curso en dos grupos para que asistan dos horas a la semana. 

Remarcó que el cambio de modalidad se acordó entre padres de familia y maestros. “Han autorizado eventos masivos, habrá Carnaval y los estadios están llenos, ¿cómo no va haber clases?, es ilógico”, cuestionó.
En el ingreso se toma la temperatura a los niños, además se verifica que estén con barbijo.
En el módulo educativo Ovidio Santiesteban los padres confirmaron que se está intentando volver a aulas, los niños asisten una vez a la semana a dejar tareas y despejar dudas.

 La portera se encarga de controlar la bioseguridad en el ingreso.

En este colegio han fijado horarios diferenciados para cada curso a fin de evitar aglomeraciones. 

En el módulo Pedro Gutiérrez, zona norte, los estudiantes también están asistiendo una hora a la semana; al igual que en la unidad educativa La Madre, donde los padres dicen que los niños asisten una vez a la semana, pero la directora explicó que siguen en la modalidad a distancia. 

En los establecimientos privados también han optado por el retorno a clases. Este es el caso del colegio San Carlos, donde los padres impulsaron la vuelta a las aulas. Una de las mamás señaló que fueron ellos los que insistieron en la semipresencialidad, debido a que consideran que la educación virtual tiene muchas limitaciones. 

Explicó que los padres o tutores firmaron un consentimiento informado para respaldar la medida.
Contó que su hijo estaba desmotivado con las clases virtuales, pero el lunes, cuando tenía que acudir al colegio, se mostró muy entusiasmado.

 “Se despertó a las 5:00, estaba aún oscuro, por eso le dije que duerma, pero él me contestó: no, hoy voy a clases, ya me voy a ir a alistar”, relató entre risas esta madre, quien agregó que su hijo le comentó que los maestros y el regente son estrictos en el control del uso de barbijo.

El director de este establecimiento, José Luis Díaz, considera que hay muchas dificultades en el aprendizaje de la modalidad a distancia, por lo que los padres respaldaron la semipresencialidad.

Agregó que, cuando asisten a clases, cada curso recibe como máximo a 20 estudiantes e incluso en el turno de la tarde hay un curso que tiene solo ocho alumnos. El propósito es cumplir con la distancia recomendada para evitar contagios.
Díaz remarcó que la resolución ministerial 01/2022 establece las tres modalidades de enseñanza: presencial, semipresencial y a distancia, y que para el retorno a aulas tienen respaldo de la Asociación Nacional de Colegios Privados (Andecop).

Piden ajustarse a la norma
El subdirector de Educación Regular, José Luis Balderrama, informó que actualmente las clases presenciales en la capital cruceña están prohibidas en todos los establecimientos, sean estos fiscales, de convenio o privados.
Remarcó que, por recomendación del Servicio Departamental de Salud (Sedes), en la zona urbana se pasa clases a distancia por el riesgo del contagio de coronavirus y cualquier cambio debe ajustarse a la normativa aprobada.

Las autoridades educativas y municipales tienen previsto reunirse a fin de mes para evaluar el retorno a las aulas, desde marzo. 

El viceministro de Educación Regular, Bartolomé Puma, destacó que progresivamente más unidades están volviendo a aulas y aseguró que un 80% de los establecimientos del país pasan clases en la modalidad presencial. 

“Nosotros estamos viendo de manera muy positiva, porque aproximadamente un 80 por ciento de las unidades educativas están en la modalidad presencial, esto con la fuerza y coordinación de los gobiernos municipales, principalmente del área rural, donde están implementando medidas de bioseguridad”, dijo Puma.

El subdirector de la DDE aseguró que hubo un mal entendido con las unidades educativas privadas, pues estas no tienen autorización de retornar a las aulas.
Señaló que los directores de unidades privadas realizaron una solicitud al Viceministerio de Educación Regular para volver a las aulas, que colocó el sello de recibido, lo que fue tomado como aprobado. “Indicarles a los privados que deben cumplir con la normativa y deben seguir los conductos regulares”, enfatizó. 

Balderrama remarcó que la resolución 01/2022 establece que la modalidad de clases se define en función al riesgo de contagio de cada zona.
Balderrama remarcó que los establecimientos pueden ser pasibles a sanciones si retornan a aulas sin la aprobación de las distritales.
Sobre las unidades privadas y públicas que hicieron firmar un consentimiento informado a los padres de familia para el retorno a las aulas, explicó que este procedimiento no es válido, pues el consentimiento de un padre o madre no está por encima de una resolución ministerial que establece los pasos para volver a las aulas. 

La DDE aún no tiene conocimiento de la cantidad de unidades educativas que están pasando clases en aula sin aprobación de las direcciones distritales ni ha recibido denuncias al respecto. Sin embargo, está realizando una inspección a los centros educativos y, en caso de comprobarse que están actuando fuera de lo establecido, serán notificados.

Aclaró que en la capital cruceña solo las zonas distantes tienen aprobada la modalidad presencial. Es el caso de los centros de la zona de Las Brechas, que pertenecen al Distrito Educativo Plan Tres Mil. 

El 60% volvió a las aulas
De acuerdo al informe de la DDE, un 60 por ciento de los colegios retornó a las aulas, entre las modalidades presencial y semipresencial.

 De las 3.128 unidades educativas que hay en la región, 1.245, es decir, un 40% están bajo la modalidad a distancia; 1.164, que representa un 37%, está en la presencial y 718, un 23%, está en semipresencial.

Por su lado, las autoridades municipales trabajan en diferentes frentes para un retorno seguro a las aulas en el municipio capitalino. El secretario municipal de Salud, Roberto Vargas, indicó que se realizará una ficha clínica digital de todos los menores de edad, además de campañas de desparasitación, vitaminas y diagnóstico de talla y peso con el objetivo de poder controlar las enfermedades emergentes como diabetes e hipertensión.
El alcalde cruceño, Jhonny Fernández, propuso el retorno a las aulas desde marzo, y por ello se realizan las contrataciones de servicios y equipos necesarios.
“Yo sugiero que en marzo comencemos con las clases presenciales porque es muy importante que nuestros niños asistan a las aulas”, manifestó Fernández. 

Las autoridades esperan reunirse a fin de mes para considerar esta nueva propuesta o la opción de la semipresencialidad, que es la alternativa que se planteó anteriormente para un cambio de modalidad a partir de marzo.
Por su parte, el secretario de Salud y Desarrollo Humano de la Gobernación, Fernando Pacheco, recordó que la decisión está en manos de los gobiernos municipales en el marco de sus competencias, pero pidió su apoyo para mejorar la cobertura de vacunación anticovid en menores de 18 años, que llega al 40% con el esquema completo.