Edición Impresa

El reto será armar la logística

Juan Manuel Arias Castro 4/12/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

Hoy que el mundo celebra la noticia de que el Reino Unido iniciará la vacunación masiva de la vacuna desarrollada por Pfizer y BioNTech contra el Covid-19 además que estarían por aprobarse las vacunas producidas por otros dos consorcios de laboratorios, se cae en la necesaria incógnita de cómo se va a hacer la distribución a todo el mundo, de todos los continentes, países, ciudades y poblaciones remotas de la referida medicina, máxime cuando uno de los elementos claves de la distribución deberá ser el necesario uso de la cadena de frío para conservar la temperatura que debe mantenerse para no deteriorar la calidad y efectividad de las vacunas, temperaturas que estarían a partir de los menos setenta grados centígrados.

Según cálculos se requeriría la producción y el transporte de diez mil millones de dosis para una población de siete mil ochocientos millones de personas y así lograr una inmunidad de rebaño de casi el sesenta por ciento. Este sería el gran desafío que de lograrlo satisfactoriamente seguramente será el más grande movimiento logístico de la historia de la humanidad.

No hay duda que este plan global será un gran reto para todos los involucrados. Vacunar a miles de millones de personas en todo el mundo se requiere un gran esfuerzo. Según cálculos de la empresa DHL (declaraciones oficiales) se requerirían quince mil vuelos, doscientos mil transportes en pallets, así como el uso de millones de neveras portátiles. La gran dificultad será mantener la cadena de frío desde la salida de los laboratorios, su transporte refrigerado hasta las aeronaves, el almacenamiento temporal en los aeropuertos y durante la entrega en cajas a los centros médicos que deberán adecuar y adquirir sistemas de refrigeración para la vacunación masiva a todas las ciudades del mundo.

Según los especialistas de DHL, el transporte aéreo refrigerado requerirá el uso de hielo seco, el mismo que es peligroso porque se sublima muy rápidamente y puede contaminar el aire que se respira, lo cual significara que los sistemas de ventilación de aire de las aeronaves deberán ser adaptados. Otro aspecto es cómo hacer con la distribución en aquellas ciudades alejadas, que no cuentan con un aeropuerto cercano y que por el estado de las carreteras no pueden circular camiones frigoríficos; especialistas de la Universidad Khune de Logística proponen el uso de drones para llegar a esos lugares remotos y que no cuentan con infraestructura de transporte adecuado. Y finalmente ¿habrá el personal médico sanitario responsable en todos esos lugares para la aplicación de la vacuna? Eso aun no se puede dimensionar.

Los países industrializados tienen una buena infraestructura, seguramente podrán resolver muy rápidamente estos problemas, pero los países más pobres que no contamos con cadenas logística de transporte de frío -ni para el consumo de nuestros productos-, países que tenemos clima cálido y donde el estado de las carreteras es muy precario, la llegada de la vacuna seguramente tardará mucho más tiempo y para eso se requerirán políticas públicas alejadas de prebendalismo político y de corrupción,

La ciencia y los científicos que han trabajado en la elaboración de las vacunas están dando al mundo una nueva oportunidad, las investigaciones que aún deben perfeccionarse, seguramente podrán resolver el tema de la logística; sin embargo, nuestros países deberán acompañar con una acción prolija para que este gran reto de distribución de las vacunas llegue a cada ser humano de nuestro planeta. Este es el nuevo reto de la humanidad.



Comentarios