n

El Deber logo
2 de enero de 2023, 4:00 AM
2 de enero de 2023, 4:00 AM

 Por Verónica Aguilera Salazar – Diputada nacional

¡La amenaza fue cumplida! Fue vertida en el aniversario de creación del Ejército, el 14 de diciembre, Juan José Zúñiga se despachó una mala lectura de un discurso previamente elaborado y aprobado por Arce. Mala por dos situaciones 1) No respetó la gramática, tildes y exageró en otras, el generalote no sabe leer y 2) Demostró que no sabe distinguir entre los modelos de Estado, puesto que el sistema federal es una forma de Estado, como lo son EEUU, y aquí cerca Brasil y Argentina.

El general, advirtió con “neutralizar” a los enemigos internos “doctrina de la seguridad nacional” instaurada por los EEUU, durante la década de los 60 para combatir a los movimientos de izquierda en Centro y Sur América, y en efecto, este miércoles con el secuestro “militar-policial” del gobernador Luis Fernando Camacho está pagando el favor al presidente Arce por haberlo promovido a comandante del Ejército y aspira a ser comandante en jefe de las FFAA,  Zúñiga, no es el más adecuado para ejercer ese alto cargo, nunca estuvo entre los 10 más antiguos de su promoción.

El “gorilismo” nace por la década de los 70 y  por extensión, en América Latina comenzó a llamarse gorilas a los generales reaccionarios que ejecutaron golpes de Estado, y que ejercieron una dura represión contra sus adversarios políticos. El último golpe fue ejecutado por García Meza en 1980, cuando Zúñiga debió estar en “básico” y en efecto el hombre es básico de formación y peligroso en acción; y no se explica su conducta porque viene de una generación de oficiales egresados en “democracia” 1990, su sable de Sbtte. fue entregado por Jaime Paz Zamora.

Se llevaron a Camacho por orden de Arce, que es el regalo “atrasado” de Navidad para Evo Morales que desde hace 2 años pide que encarcelen al gobernador por los hechos del 2019 fraude-huida de Evo-Linera y otros, esto es para el sana-sana de sus peleas internas; ahora, Evo ya no pedirá la renuncia del ministro Lima, de Justicia y Castillo en Gobierno, porque han cumplido, recuerden que estaba pendiente una “evaluación” de la gestión de Arce esta semana en Cochabamba, y varias interpelaciones en la Asamblea Legislativa Plurinacional, demoradas mañosamente por David Choquehuanca.

El 2019, la gran mayoría de los ciudadanos del país pidieron la renuncia de Morales, policías, militares, mineros, no fue Camacho, si bien era la cabeza visible del movimiento ciudadano fue la sociedad civil (La Paz, paro y bloqueo el 2019, pero el 2020 Camacho no recibió ni el 3% en las elecciones), esto demuestra que fue el pueblo que exigió la renuncia, Camacho era uno más de cientos de miles, y Evo presentó su renuncia, sin que nadie le ponga la pistola en el pecho.

El pueblo cruceño demostró su valentía no solo el 2019, antes ya se le había torcido el brazo a Morales con una movilización de 15 días, liderada por los médicos, a los cuales se sumaron los transportistas y la población, Evo promulgó la Ley 1027 de 25 de enero de 2018, que “derogó” la Ley 1005 de 15 de diciembre de 2017 “Código Sistema Penal” el 2019; 21 días fueron suficientes para Morales, Linera, Salvatierra y Mamani para que renuncien a sus cargos, extremo que dio paso a una sucesión constitucional que el MAS aceptó, al igual que otros órganos del Estado, incluida la Fiscalía General del Estado, reconoció a Jeanine Áñez como presidenta transitoria, se permitió la salida de Evo a México; los “peruanos” no cometieron el mismo error, Pedro Castillo está preso por menos.

Hace poco Santa Cruz paró 36 días demandando la aplicación de los resultados del Censo para la gestión 2024 en la distribución económica y de escaños que le corresponden en razón a su población. Fue determinante para que haya una ley que garantice su aplicación, aunque tendremos que estar pendientes porque trataron de burlar la norma, tal como lo hace el MAS desde hace muchos años, incumplieron hasta la propia CPE.

Arce está tomando peligrosamente la temperatura a Santa Cruz, que en su rebeldía esta ejecutando acciones por encima de su representación cívica y política; cuando Evo renunció, el resto del país seguía recibiendo nuestra producción y no sufría escasez alimenticia, mientras que en la lucha por el Censo, el resto del país estaba esperando lo que podíamos hacer los cambas y los que por adopción ya lo son, los cruceños tenemos un gran refrán: “No es bueno jochear los petos…”.

Presidente Arce, no ponga a prueba algo que nos costó aprender, pero lo hicimos bien, los pititas no hemos olvidado esa pegajosa canción ¡nadie se cansa, ni nadie se rinde! Camacho, no es nuestro macho, pero lo vamos a defender, porque es una agresión a todo el pueblo de Santa Cruz.

Tags