Escucha esta nota aquí

La Cámara de Diputados completó el miércoles la modificación de 11 artículos en los reglamentos de debates en la Asamblea Legislativa, situación que generó malestar en los adversarios del MAS. 

Mientras que en el partido de Evo Morales aseguran que se actuó de manera legal. Estos cambios apuntan a la aprobación por simple mayoría los ascensos de coroneles a generales en las Fuerzas Armadas y en la Policía, así como el aval para designar a los embajadores.

Los cambios en el reglamento de la Asamblea se produjeron en las dos últimas sesiones que corresponden a los actuales miembros del Legislativo que alargaron su mandato por cinco años y 10 meses, a consecuencia del fraude electoral en octubre de 2019 que provocó la renuncia de Evo Morales a la Presidencia por las protestas sociales, la rebelión de la Policía y la pérdida de respaldo de las Fuerzas Armadas.

El líder de Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa, anunció que su bancada -la mayor en la oposición- no asistirá al acto de posesión del presidente electo, Luis Arce (MAS), si es que no se revierten las modificaciones de los artículos del reglamento.

El excandidato pidió al presidente electo que instruya volver a la aprobación por dos tercios de ciertos temas, caso contrario acudirá a una demanda constitucional.

“Si esto no ocurre e insisten en mantener la modificación arbitraria, la bancada de Comunidad Ciudadana y quien les habla no estarán presentes en la transmisión del mando presidencial y el momento que se esté produciendo la posesión del señor presidente Luis Arce estaremos firmando una demanda de carácter constitucional para que se revierta esta arbitrariedad”, advirtió Mesa.

Los diputados y senadores electos en los comicios del 18 de octubre recibieron este martes sus credenciales de manos del Tribunal Supremo Electoral. Mesa alertó que a partir de ese procedimiento, los parlamentarios salientes no tienen facultad para aprobar normas. El mandato concluyó el jueves.

Los resultados de la última elección establecen que el MAS obtuvo 21 de los 36 escaños en el Senado y con 75 de los 130 diputados, cantidad que no le permite alcanzar los dos tercios en la votación, por lo que tendría que negociar con las bancadas de Comunidad Ciudadana y de Creemos para la aprobación de normas y designaciones que corresponden por dos tercios.

En ese sentido, el líder de Creemos, Luis Fernando Camacho, escribió e Twitter: “La eliminación de los dos tercios del Senado afecta de manera muy grave al funcionamiento de la democracia y la representación de las minorías. Vamos a poner en marcha los mecanismos jurídicos necesarios para resistir este atropello. El MAS nunca dejará atrás su impulso dictatorial”.

En respuesta, Luis Arce aseguró que la determinación del MAS en el Legislativo no rompe la legalidad y aseguró que hay “muchas leyes” que se aprobarán por dos tercios. 

La información que me han dado es que claramente lo que ha hecho nuestra Asamblea es mantener toda la legalidad, hay muchas leyes que se van a aprobar por dos tercios, eso lo establece la normativa, así que no debe haber ninguna preocupación por parte de la población”, remarcó Arce.

Por su lado, el vocero del MAS, Sebastián Michel, aseguró que el nuevo Gobierno “respetará” las normativas para el ascenso de militares y policías. Señaló que la modificación del artículo 168 del reglamento del Senado tiene el fin de evitar la promoción de uniformados vía decreto supremo, como ocurrió durante el gobierno transitorio de Jeanine Áñez.

Sin embargo, Michel no mencionó que el gobierno transitorio recurrió al decreto ante la negativa de la Asamblea Legislativa, dominada por los dos tercios del MAS, en aprobar los ascensos.

El vocero del MAS acotó que lo mismo sucederá con la designación de embajadores para el servicio exterior. “No podemos permitir que se manden embajadores sin aprobación parlamentaria. Este gobierno designó embajadores por una resolución irregular de Cancillería”, remarcó Michel que fue embajador de Bolivia en Venezuela durante el gobierno de Evo Morales.

Mientras, la presidenta del Senado, Eva Copa (MAS), admitió que en el periodo legislativo que concluye hoy la bancada de su partido incurrió en irregularidades en la aprobación de ascensos a generales de las FFAA y de la Policía. “En la elección de los ascensos nunca se hizo por dos tercios. Esto se hacía en sesión reservada y se hacía por votación de mayoría simple. La designación de embajadores de la misma manera. No entiendo por qué la susceptibilidad”, reveló Copa.

Por su parte, el senador Milton Barón (MAS) aseguró que los dos tercios “para la aprobación de temas importantes” en la Asamblea Legislativa Plurinacional continúan vigentes y decir lo contrario, dijo, es totalmente falso.

Entre algunos artículos del reglamento del Senado que conservan su aprobación con dos tercios están las sanciones a los asambleístas, el juzgamiento a miembros del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP), del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), del Tribunal Agroambiental y del Consejo de la Magistratura. Pero también todavía se necesita dos tercios para las convocatorias a sesiones públicas y levantamiento de reserva.

La senadora electa Eva Humérez, también del MAS, afirmó que se respetará lo que establece la Constitución y que estas modificaciones no afectan la aprobación de temas importantes.

Las reacciones

En Santa Cruz también hubo una serie de críticas. El gobernador Rubén Costas cuestionó que la bancada del MAS haya “cambiado las reglas a su favor” y tildó esta acción como “antidemocrática”.

“Debemos, como bolivianos, defender y precautelar la institucionalidad y el respeto a la Constitución por encima de cualquier interés particular, ya sea de los populismos de la izquierda o de derecha. 

Los incitadores de ambos bandos buscan generar caos y confusión. No nos dejemos confundir. Bolivia necesita reconstruir su democracia y recuperar su estado de derecho”, cuestionó Costas.

Mientras, la presidenta Jeanine Áñez también se sumó a la ola de cuestionamiento contra la estrategia del MAS en el Legislativo. La mandataria aseguró que esta decisión “va contra la libertad”.

“La democracia responde a la pregunta ‘quién manda’. La respuesta es ‘manda la mayoría’. La libertad responde a la pregunta ‘hasta dónde manda esa mayoría’. La respuesta es ‘hasta donde marca la ley’. Por eso cambiar leyes para mandar más, va contra la libertad”, escribió Áñez en Twitter.

Desde el exterior, el director de la División de las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, consideró que es un “mal precedente” la decisión del MAS y que “el MAS redujo el umbral de dos tercios de los votos para decidir importantes materias. El MAS cambió las reglas del juego para hacerlas a su medida”.