.

El Deber logo
24 de octubre de 2023, 3:00 AM
24 de octubre de 2023, 3:00 AM

Claudia Janneth Méndez Durán

La palabra “tolerancia”, define la acción y resultado de tolerar o tolerarse, respeto a las ideas, creencias, tendencias o prácticas de los demás cuando son distintos u opuestos a las propios.

En concepto respecto al derecho de minorías, se encuentra superando su propio concepto, al haberse apartado del lineamiento del Pacto Internacional de Derechos civiles y Políticos, reconoce en su art.27, “En los Estados en que existan minorías étnicas, religiosas o lingüísticas, no se negará a las personas que pertenezcan a dichas minorías el derecho que les corresponde, en común con los demás miembros de su grupo, a tener su propia vida cultural, a profesar y practicar su propia religión y a emplear su propio idioma.”

Cuestionado por Will Kymlicka en su artículo “Los derechos de las minorías en la filosofía”, que la misma resultaría un planteamiento genérico de los derechos, desarrollando estos derechos de las minorías en la filosofía política y en el multiculturalismo liberal, considerando solo intentos de búsqueda de alternativas al modelo Estado-Nación, como insuficiente un planteamiento genérico que intenta aplicar el mismo conjunto de derechos a todas las minorías etnoculturales, por cuanto toda intención normativa internacional, siempre será genérica por principio de universalidad de la Ley, derivando en la plurinacionalidad y la multietnia como minorías comunitarias protegidas.

Haciendo crítica por Carlos Thiebaut, que, al concepto comunitario, muestra una alternativa, de aceptar la existencia de formas cada vez más complejas de individualidad, que no pueden eliminarse con la identidad y pertenencia absoluta a un grupo.

Reconocida la complejidad de la diversidad individual, Carlos Thiebaut, en su obra “De la tolerancia” (1999), distinguiendo a los “valores, normas y virtudes”, que se expresan en normas y principios (p. 24), proponiéndose como norma: “no pongas como condición de la convivencia pública una creencia que solo tú y los tuyos comparten, por muy verdadera que te parezca, y atiende, en todo caso, a formularla de manera no absoluta y que sea comprensible por quienes no la comparten”.(p. 25) Apareciendo con esto, el tema controvertido de los límites de la tolerancia, sobre el que refiere: “Lo que empieza a ser tolerado y lo que reclama ser tolerado se mide por el rasero de su racional aceptabilidad en cada momento y cada circunstancia”, en virtud de una argumentación, que se tolerará “solo aquello que podamos concebir razonable y públicamente como aceptable y comprensible”. Sin dejar de mostrar preocupación sobre el límite de la tolerancia que degenere en el “tolero todo”, resultando casi imposible fijar esos límites, dejada a la capacidad de juicio y la racionalidad.

Según lo comentado por Alicia Ambrosino (Episteme vol.33 no.2 Caracas dic. 2013), expresa: “Mientras más diversidad exista en nuestro ámbito social más compleja debe ser nuestra racionalidad, para lograr alcanzar la idea de tolerancia. La tolerancia nace, afirma Thiebaut, por “el rechazo de conductas y actitudes que […] son dañinas para la convivencia política entre ciudadanos que creemos cosas distintas,”6 que poseen valores distintos, lo cual dificulta el ejercicio de la libertad y degenera en violencia o tiranía.”

De suerte que, ante la falta de limitación de la tolerancia, en el tiempo actual nos encontraríamos en una especie de violencia o de tiranía, que el autor define: “Quien tolera todo tiene que tolerar también la eliminación de la tolerancia por parte de la intolerancia”. ´

Por lo que, se concluye la importancia de la tolerancia en nuestra sociedad; fomenta la tolerancia en nuestros hijos. Evita la proliferación del bullying, mejora la empatía, la comunicación y el respeto por los demás, así como aumenta la autoestima e independencia; ya que la tolerancia se encuentra orientada a evitar conflictos y a crear buenas relaciones personales.

Tags