24 de octubre de 2022, 9:20 AM
24 de octubre de 2022, 9:20 AM


Un diputado masista tiene listo el proyecto para convertir a La Paz en la capital definitiva de Bolivia y lo ha anunciado horas antes de que los empleados públicos sean embarcados hacia Santa Cruz.

La intención es dar a los empleados ambulantes paceños la certeza de que no perderán sus cargos ni porque la sede vuelva a Sucre ni porque se instale en Santa Cruz, aunque a ellos más les preocupa que se quede en Chapare.

Estos empleados habían mostrado que más aprecian las pegas que la ideología cuando se ocultaron en noviembre de 2019 mientras los caudillos del “proceso de cambio” huían como ratones o se metían en embajadas.

El proyecto de hacer ese cambio en la constitución responde también a los nervios que tienen los empleados paceños de que el cocalero Morales termine de trasladar el gobierno a Lauca Ñ, llevándose también el área económica, que es la que Luis Arce retiene todavía en La Paz.

Eso sí, Lauca Ñ sería el nombre más extraño del mundo para una sede de gobierno, intraducible para los idiomas que no tienen la N con sombrerito. No sería tomada en cuenta en Internet.

Los seguidores del cocalero y los de Arce partieron con cierto resquemor, porque saben que hay pititas infiltrados que recibirían también viáticos y banderas de color cariñosito para identificarse, aunque no como opción de género.

Los caudillos firmaron una tregua. Dejaron de acusarse, de un lado y del otro, de ser socios del narcotráfico, aunque ambos tengan razón.

El cocalero no ha repetido su crítica extemporánea a Arce de que fue un mal ministro de economía por no haber asignado recursos suficientes a educación y salud, algo que no tuvo en cuenta cuando decidió designarlo como candidato del MAS en 2020.Y escuchando al cocalero es inevitable darle la razón, porque él es el mejor ejemplo viviente de que la educación en el país es muy, pero muy mala.

Pero por el momento el tema ha sido archivado, mientras se da la batalla de Santa Cruz, que es la segunda que enfrenta al masismo y su fraude electoral con los bolivianos que quieren elecciones limpias.

Pero los masistas han anunciado su intención de cercar la ciudad de Santa Cruz, convencidos de que sería tan fácil de rodear y asediar como La Paz, que cerrando El Alto queda asfixiada.

La ciudad de Santa Cruz es imposible de asediar. Tiene un perímetro de 320 kilómetros y para rodearla se necesitaría unas 300.000 personas, es decir casi todos los empleados públicos paceños, más sus familias. Muy difícil.

Tags