Escucha esta nota aquí

Los impulsores de la transformación digital en las empresas cruceñas provienen principalmente de exigencias internas de eficiencia y la necesidad de generar ventas o realizar interacciones con los clientes a través de canales digitales. Esa fue una de la hipótesis que planteó el estudio Transformación digital en empresas cruceñas, realizado por los docentes de la UPSA, Roberto Pérez y Antonio de la Vía.

En ese sentido, la investigación reveló que las prioridades van en la dirección del aumento de la eficiencia interna de los procesos (84%) seguido de mejorar la experiencia del cliente (81%) fueron los objetivos prioritarios. En tanto, que el peso concedido a mejorar la ciberseguridad (26%), está muy por detrás de mejorar la experiencia de los empleados (40%).

A decir de Enrique Ferreyra, director de RRHH en Consulters Home, las empresas dan mayor preponderancia a la eficiencia que a la eficacia, ya que consideran que esta última se compone de elementos estratégicos que deben ser de conocimiento de los gerentes.

En todo recurso humano que se contrata se contempla la eficiencia. Si tenemos en cuenta ese factor, no es raro que la transformación digital se enfoque en ser eficiente. Con la pandemia y el teletrabajo, ese proceso será constante”, manifestó Ferreyra.

Para Rolando García, gerente general de FARO Consultores, las empresas en Bolivia actualmente, en lo que se refiere a priorizar la experiencia del trabajador, aún se encuentran en un proceso de evolución y toma de consciencia que no es tan rápido, donde especialmente la digitalización aportará en gran medida por el tipo de consecuencia que genera dentro de la cultura organizacional y en la reacción al cambio del propio personal.

Para que todo cambio en las organizaciones sea efectivo, de acuerdo con García, debe pasar por la comprensión y la forma en que lo asumen los colaboradores. Son ellos los llamados a entender, asumir y aplicar lo nuevo sin que la resistencia y el aprendizaje que conlleva genere más tiempo y costo que lo invertido.

Y es que, el beneficio de todo cambio donde se incorpora la mejora de la experiencia del trabajador se hace para encontrar mejores resultados en sus consecuencias que el costo que genera implementar la transformación misma. 

García además indica que en Bolivia todavía falta mayor visión gerencial en este sentido y que las empresas prioricen realmente el valor del aporte del personal desde una visión más integral, competitiva y humana.

Ya que venimos de una historia anterior donde los Recursos Humanos son vistos desde un ángulo netamente administrativo y de cumplimiento y no exactamente de hacer una gestión completa donde trabaje el compromiso, la motivación, el crecimiento y la capacitación como una propuesta de valor consolidada que debe hacer la empresa al empleado.

Encarar el cambio

Para Ferreyra, la transformación digital empieza por estandarizar las plataformas que dan pie a la inteligencia colaborativa; es decir, uniformar la información que se entrega o recibe, para que todos hablen el mismo lenguaje y se eviten inconvenientes.

Posteriormente, según el experto, se deben estandarizar los procesos de venta y atención a los clientes o consumidores.

De acuerdo con García, en la actualidad se está registrando un cambio en las empresas, ya que las nuevas generaciones (los Millenium y los Z) priorizan el valor de la marca y las propuestas intangibles a la hora de elegir o mantenerse en una organización, mucho más que el resto de las otras generaciones.

La pandemia también ha tenido una incidencia en la transformación de las firmas. “Hizo valorar al interior de las empresas la importancia de contar con trabajadores multifuncionales, dispuestos a trabajar y cumplir desde cualquier entorno y que pongan en juego su creatividad para solucionar los problemas que iban surgiendo en situaciones de crisis y continua transformación”, dijo García.

Comentarios