Escucha esta nota aquí

Una comisión investigadora del Senado brasileño recomendó ayer imputar al presidente Jair Bolsonaro por varios delitos, entre ellos “crímenes contra la humanidad”, por su gestión de la pandemia, mientras el mandatario aseguró no tener “culpa de absolutamente nada”.

La CPI escudriñó durante seis meses las acciones y omisiones del Gobierno durante la pandemia que ya ha dejado más de 600.000 muertos en Brasil.

El relator presentó su informe final, en el que concluyó que el Gobierno expuso “deliberadamente a la población al riesgo concreto de infección en masa”, incluyendo a la vulnerable población indígena, por lo que pidió la inculpación de Bolsonaro y de otras 67 personas y empresas, como varios ministros. /AFP

Comentarios