Opinión

En busca de quimeras

El Deber logo
31 de diciembre de 2019, 3:00 AM
31 de diciembre de 2019, 3:00 AM

El año se acaba sin ningún meteorito fosforescente. No hay pedruscos en la costa estelar, y eso que parece una buena noticia no lo es tanto: significa que aquí seguiremos destrozando el planeta poco a poco cuando un choque galáctico podría hacer lo mismo pero con más eficacia. Ahora que todos miran al futuro, es necesario analizar estos doce meses para demostrar que las cosas no son lo que parecen.

Según la revista estadounidense Time, la irreverente medioambientalista Greta Thunberg, llegó a ese sitial con el estandarte que muchos líderes jóvenes buscan concienciar a la humanidad sobre el holocausto en pleno siglo XXI. Un grupo de científicos chinos dice haber creado una quimera de verdad, No, no es un oxímoron: La acepción de quimera como deseo o ilusión irrealizable viene de su primigenio significado griego: un monstruo con cabeza de león, cuerpo de cabra y cola de dragón. Más o menos. Pues bien, los investigadores chinos han fabricado un cerdo con células de mono, una quimera que contiene ADN con especies diferentes.

¿Qué brindaremos por el año nuevo? Pues sí, seguiremos esperando el milagro que nos haga aguantar unos milenios más en el planeta.

Como bolivianos, anhelamos que la democracia recuperada se convierta en un instrumento sólido y duradero que tire por la borda a los filibusteros que durante casi 14 años medraron del poder omnímodo. Que todavía pretenden obnubilar a las ovejas descarriadas, a quienes perpetraron delitos de lesa humanidad y que hoy bajo la complacencia de falsos profetas populistas siguen aullando como lobos insaciables.

Que los océanos de selvas y boscajes incinerados bajo la mirada demoníaca de los dictadores en fuga, se regeneren junto a la flora y fauna también apabulladas al calor de las llamas venenosas. No podemos mirar impávidos tanto estropicio, tanta maldición.

Alzo mi copa para brindar por la única quimera que nos hace más humanos y sensibles: el mirar siempre adelante, sin complejos ni prejuicios. Por esa fuerza colosal que poseemos en el interior de nuestras almas donde habitan la unidad, la paz y el amor fraternal.

Ese será el mayor milagro.

Tags