Escucha esta nota aquí

La última inspección realizada por la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) al Aeroparque La Cruceña se realizó en la gestión 2021. En esa ocasión se solicitó la renovación del certificado de operaciones y ahora el aeródromo privado tiene vigencia hasta 2026.

“Por la Dirección de Registro Aeronáutico Nacional, emítase el Certificado de Inscripción y Operación de Aeródromo Privado correspondiente al aeródromo de uso privado denominado “La Cruceña”, autorizándose sus operaciones en mérito a las características y especificaciones técnicas aprobadas”, dice el certificado de inscripción de este aeródromo al que accedió este medio de comunicación.

La Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn), a la cabeza de su director José María Velasco, abrió investigaciones sobre las acciones ejecutadas durante la gestión 2019 en el Aeroparque La Cruceña, cerca del municipio de Cotoca.

En este lugar, según informes de la policía antidroga, hubo un operativo de grupos de élite con detenidos nacionales y extranjeros, incautación de avionetas, de sustancias químicas, armas de fuego, teléfonos satelitales y otros, por supuestos vínculos con redes del narcotráfico. Todas esas acciones quedaron anuladas por órdenes del exdirector de la Felcn Maximiliano Dávila, según documentos de la Policía.

Cambio de nombre

El actual jefe nacional antidrogas, José María Velasco, manifestó que el aeródromo inicialmente llevó el nombre de la persona que lo construyó: Mundaka, pero que ahora cambió de nombre y es el Aeroparque La Cruceña y que está bajo el control de la Felcn, que requisa salidas y llegadas de las aeronaves. El jefe policial afirmó que ahora la situación es muy diferente a lo que se registró en 2019. 

En el cuadro de inscripción del aeródromo se puede evidenciar que la DGAC realizó la inspección en 2021. Además, la estatal aeronáutica establece que en esta pista solo están permitidos vuelos diurnos y no nocturnos.

“Se remite a la Dirección de Registro Aeronáutico Nacional el resultado de la verificación de requisitos técnicos del aeródromo ‘La Cruceña’, mismo que concluye indicando que: ‘De la revisión y análisis del expediente técnico presentado por el solicitante para verificar el cumplimiento de los requisitos técnicos del Apéndice 8 de la Reglamentación Aeronáutica Boliviana RAB-137, así como el cumplimiento de la RAB 137 en las partes que correspondan, se verifica lo detallado en el Formulario DNA/AGA-REG-006 adjunto, determinándose que los requisitos técnicos establecidos fueron cumplidos por el solicitante”, dice parte del documento que aprueba la certificación del Aeroparque La Cruceña.

En 2015, la DGAC registró la inscripción del aeródromo León por el apellido paterno de los propietarios. Luego la pista se llamó Mundaka por quien hizo el trámite ante la estatal aeronáutica, entidad que autorizó la realización de operaciones privadas durante cinco años. Terminada la vigencia de la autorización en 2020, ahora se denomina Aeroparque La Cruceña. Los dueños siguen siendo las mismas personas de 2015.

Comentarios