Escucha esta nota aquí

El expresidente de la Cámara de Diputados Víctor Borda (MAS) señaló que en los días previos a la renuncia de Evo Morales se movilizó y se alojó a la gente en el coliseo que se encuentra dentro del TAM, pero que antes de la renuncia se había ordenado el “repliegue de todos ellos”.

Además, la declaración confirma que el exministro de Defensa Javier Zavaleta estuvo en cercana coordinación con el Alto Mando hasta que Evo Morales salió del país.

“Yo ratifico que nos reunimos el 8 de noviembre en el Hangar Presidencial para evaluar la situación. Ese encuentro se extendió hasta después de las 2:00 de la madrugada”, dijo.

El exasambleísta señaló que en ese encuentro estaban Morales, Álvaro García Linera y todos los ministros, además de la entonces presidenta del Senado Adriana Salvatierra y él.

“En ningún momento, algún ministro, el de Gobierno o el de Defensa afirmaron que había aprestos de guerra civil por parte de sectores afines al MAS. Sí se dispuso que esos grupos de movilizados, compañeros campesinos que llegaron a La Paz, sean devueltos a sus regiones y comunidades”, manifestó el entrevistado.

Señaló que esos grupos fueron los que se alojaron en el coliseo de la FAB. Una parte de ellos fueron de los ayllus del norte de Potosí. “Yo puedo dar fe, porque provengo de esa región, todos ellos se fueron el 8 de noviembre. Hicieron una movilización y luego partieron”, aseveró Borda.

El excomandante de la Armada Gonzalo Jarjuri declaró que ese mismo 8 de noviembre, llegaban personas de distintos puntos del país para reforzar la protesta contra los resultados de las elecciones de octubre de ese año. Morales respondió que esa noche llegaban 2.000 personas de distintos puntos del país para contrarrestarlos.

Borda apuntó que esos datos debieran ser corroborados con la realidad de los hechos. “Quiero recordarles que a partir de ese día, no había accesibilidad vial entre Potosí, Oruro y La Paz, porque había un bloqueo. No sé de dónde tendrían que venir. De mi región no eran, eso lo tengo claro”.

El domingo 10 de noviembre, Borda presentó su renuncia, luego de que grupos de enardecidos quemaron su casa y retuvieron a su hermano, en Potosí.

Sin embargo, señaló que en la reunión del viernes previo, en ningún momento se mencionó la posibilidad de renuncia de Morales.

“Puedo decir que ante la crisis generada, esa noche el gabinete y las cabezas de las cámaras acordaron y se abrieron a la posibilidad de ir a la segunda vuelta”, confesó el entrevistado.

El sábado, Morales ofreció nuevas elecciones con otro TSE y sin su participación.

Pero el domingo, a primera hora, se conoció el resultado del informe de la OEA, que concluyó que sí hubo fraude electoral, y eso fue lo que al final desencadenó la decisión de renunciar e irse.

Tras la dimisión, comenzó el caos en La Paz. Se produjeron quemas de domicilios del exdefensor del pueblo Waldo Albarracín, de la periodista Casimira Lema y también de los buses municipales Pumakatari.

Comentarios