Escucha esta nota aquí

La reconciliación aún no llega al gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS). Las dos corrientes más visibles del oficialismo, conocidas como renovadores y evistas, volvieron a expresar sus diferencias en medio de acusaciones de corrupción y pugnas por cargos que son cada vez más visibles, como las que protagonizó el diputado Reynaldo Ezequiel (MAS).

El legislador, quien anticipó su pleno respaldo al expresidente Evo Morales, protestó ayer a nombre de las juventudes de su partido para exigir que se designe a uno de sus seguidores, Rodrigo Torreblanca, como nuevo director de Sustancias Controladas de Santa Cruz. Aseguró que el nombramiento fue acordado internamente y sugirió la existencia de un pago para acceder a ese cargo.

Estamos molestos. Orgánicamente, internamente, se ha manejado el nombre de nuestro hermano, de nuestro compañero, líder joven y profesional, Rodrigo Torreblanca. Lo hemos propuesto, pero se lo ha discriminado. Pareciera que esto funciona con quintos (coima)”, afirmó Ezequiel.

La protesta estuvo respaldada por un grupo de sus seguidores, quienes llegaron a pedir la renuncia del viceministro de Defensa Social, Jaime Mamani Espíndola, por no hacer esa designación y “permitir casos de corrupción”.

Este viceministro está a cargo de la lucha contra el narcotráfico y es parte del equipo de trabajo del ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo. Ezequiel anticipó que habrán más movilizaciones, pero aseguró su respaldo a esa autoridad. “Apoyamos al hermano ministro, pero le pedimos que cambie a las personas que le están haciendo quedar muy mal”.

La presión, ejercida por el legislador se dio después de la divulgación de un registro de audio que presentó una denuncia sobre el tráfico de cargos y candidaturas, así como denuncias de corrupción. El contenido de este material no fue desmentido por legisladores ni dirigentes del MAS.

De hecho, el diputado cruceño Daniel Rojas (MAS) calificó ayer de “lamentable” el contenido de estas versiones y señaló que hay malestar desde la inscripción de candidatos para las elecciones subnacionales de marzo.

“Hay varios municipios de la provincia Sara, en Santa Cruz, donde el MAS no tuvo candidatos, porque ellos no tenían dinero. Hay denuncias de pagos de hasta $us 15.000 (para comprar esas candidaturas)”, afirmó el legislador.

Pero además, según el diputado cruceño, se identificaron personas al interior del MAS que modificaron la listas a cambio de dinero. “Hay que sancionar a aquellos malos dirigentes que entran a servirse del MAS. Hay dirigentes que se han prestado a esto. Se debe investigar y que la justicia ordinaria actúe”, remarcó Rojas, quien espera acciones de renovación de dirigentes. “El MAS no puede ser para lucrar”, añadió.

El audio también hace referencia a la venta de “avales” para acceder a cargos públicos. “Son como 850 espacios dentro de YPFB, INRA, Senasag y el Segip”, se escucha en el registro de voz a cargo de un supuesto dirigente.

El diputado Rolando Cuéllar (MAS), uno de los dirigentes que reclama renovación al interior del partido gobernante, aseguró que el ministro de Hidrocarburos, Franklin Molina, envió este audio al Viceministerio de Transparencia. Dijo que también espera reunirse con el titular de esa repartición estatal para expresarle su preocupación. “Este audio ha circulado por varios medios de comunicación y esperamos que esta investigación se haga oportunamente y que caigan los responsables”, afirmó.

El exministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, cuestionó el domingo esta venta de “avales” durante un evento con las juventudes de su partido a quienes les pidió estar listos “para la guerra”.

“Quienes trafican con influencias, quienes venden avales, quienes hoy en día están haciendo actos de corrupción todavía pretenden introducir la división en el instrumento político y eso no lo vamos a tolerar, porque esa tarea de socavamiento de nuestra unidad, esa tarea de erosión de este Estado plurinacional, es intolerable”, afirmó Quintana.

Tensiones

El diputado Cuéllar, quien mantiene una postura crítica frente al entorno de Evo Morales acusó a Quintana y al exministro de Gobierno Carlos Romero de “tumbar dirigentes” en lugar de dar oportunidad a “nuevos cuadros”.

En abril, Romero señaló a Cuéllar de traficar cargos en el Ministerio de Obras Públicas, en un momento en el que pedía la destitución del ministro de esa cartera de Estado, Édgar Montaño.

Frente a esas tensiones, el senador Leonardo Loza, uno de los dirigentes próximos a Evo Morales, descalificó los pedidos de renovación y, de ese modo, las críticas al entorno del exmandatario. “Eso de antiguos, coyunturales y nuevas generaciones es un discurso falso y vacío”, remarcó.

Loza precisó que el congreso del MAS previsto para el 3 de junio será solo para reformar el estatuto del partido y dejó el proceso de renovación de sus dirigentes a la Ley de Organizaciones Políticas. “Vamos a evaluar unas elecciones, no solo para el MAS, sino para todas las organizaciones políticas. Para no estar en conflictos”, añadió.

El congreso será bajo acreditación de militancia del Tribunal Supremo Electoral (TSE).


Comentarios