Escucha esta nota aquí

Por:  Adhemar Manjón

El Museo Artecampo, en sus cuatro años de vida, ha venido consolidando una agenda cultural centrada en los saberes ancestrales de las comunidades de Tierras Bajas. Ubicado en el tercer anillo externo (entre avenida Roca y Coronado y Radial 19), este museo de arte originario y popular lleva adelante una programación mensual que nunca dejó de realizarse ni siquiera durante la pandemia, cuando la virtualidad del Zoom fue una de sus grandes aliadas.

Familiar

El Museo Artecampo, fundado por Ada Sotomayor de Vaca (fallecida en 2017) alberga una colección única en Santa Cruz de más de 200 piezas de los pueblos ayoreo, guaraní, guarayo y de otras comunidades interculturales de Tierras Bajas. Desde septiembre del año pasado, cuando las restricciones del covid fueron más flexibles, las actividades presenciales regresaron, y en ellas los niños son un pilar principal.

“Uno de nuestros objetivos como museo para este año es que los niños y las niñas puedan proponer desde su territorio con seguridad, inspirados en los quehaceres y en las actividades que realizan las artesanas. Entonces, en base a eso es que nosotros disponemos de distintas actividades que involucran los saberes de las artesanas, la interacción con la naturaleza, y también con el espacio como museo”, explica Mariela Ardaya, mediadora cultural del museo. Ardaya y Gabriela Zeballos, quien funge como gestora cultural, son quienes llevan a cabo y organizan la agenda en este centro.

Ardaya indica que por ahora las actividades vienen desarrollándose con cupos limitados y con reservas. Son dirigidas a toda la familia y siempre pensando que se involucre a los niños. “Porque nuestro deseo no es que vengan los niños y sean los únicos que participen, sino que el museo también sea un punto de encuentro con la familia a través del legado de las comunidades de Tierras Bajas”, señala Ardaya.

Una vez al mes organizan visitas guiadas al museo modificadas de acuerdo al público que asiste. “Como vienen niños y vienen familias tratamos de que todos puedan participar de la explicación y tratar de tener al mismo tiempo un taller que varía de acuerdo al mes”, comenta Ardaya.

Este mes, por ejemplo, tuvieron el Encuentro musical de la primera infancia Sol, dirigido para niños de 2 a 6 años y cerrarán octubre con un cuenta cuentos guarayo, puesto en escena por el actor Edson Maraz, que relatará a los niños historias basada en la cosmología y leyendas de los guarayos.

Evento anual

Pero una de sus actividades más importantes se realizará el próximo sábado 23 de octubre, ese día será el Mercadito de pulgas artesanal, un evento anual en el que los visitantes podrán encontrar plantas, libros, comida vegana, diseño, muebles, bolsos, además de música al vivo y piezas de arte. Se llevará a cabo de 11:00 a 21:00. “También habrá algunos talleres, visitas guiadas y cuenta cuentos. Queremos que se sienta como una reunión familiar en un fin de semana distinto”, expone Ardaya.

El museo maneja un promedio de visitas mensuales de 300 personas. Aunque a veces sobrepasa la expectativa, como en la presentación de un libro de María Galindo en julio, cuando hubo más de 100 personas.

Comentarios