Opinión

En la antesala de una catástrofe

18 de enero de 2021, 5:00 AM
18 de enero de 2021, 5:00 AM

La Amazonía de Brasil se ahoga por falta de oxígeno ante el aumento de contagios por covid-19. 

El Reino Unido enfrenta las peores semanas de la pandemia tras falta de oxígeno en hospitales al igual que varias ciudades de México y Los Ángeles en los Estados Unidos. Se cuentan por millones los casos registrados en Europa, de los 52 países de la región, que incluye a países como Rusia o Azerbaiyán, constituyen la zona más afectada del mundo en número de casos, por delante de Estados Unidos y Canadá, América Latina y el Caribe y Asia. El viejo continente es sin duda la región más enlutada por la pandemia.

En nuestro país el ascenso de contagios y víctimas no deja de escalar en una espiral sin freno. Frente a la segunda ola de contagios en breve el sistema de salud estará amenazado de “implosionar” por falta de personal sanitario, insumos médicos, medicamentos, camas en hospitales, unidades de cuidados intensivos, camas ventiladas e incluso oxígeno como esta sucediendo en muchos lugares del mundo.

Con el ritmo de propagación del virus en las diferentes regiones del país, el caos y tragedia podrá aumentar aun peor de seguir el masivo contagio y deceso de médicos, personal sanitario y laboratoristas.

Por todo apremia de inmediato entre otras medidas la referente a una “cuarentena rígida” de 14 días que ayude a interrumpir el ciclo de propagación de la enfermedad y permita un respiro al precario sistema de salud. Pero también en simultáneo y contra el tiempo, no dilatar y acelerar el “programa de vacunación” para frenar el avance del desastre, evitar el caos y lograr en algo recuperar la normalidad.

Las próximas semanas serán las peores de esta pandemia en términos de cifras y quienes se mantengan indiferentes a la cantidad de contagiados, hospitalizados y muertos quiere decir que no entendieron nada de lo que estamos viviendo y estaremos por vivír.



Tags